TRANSLATOR/TRADUCTOR

viernes, 27 de abril de 2012

Volovanes con huevo de codorniz


A veces invitar a casa a los amigos supone estar cocinando toda la mañana o toda la tarde, pero eso no importa si lo hacemos con alegría  y buen humor pensando en pasar un buen rato con la gente que queremos.
A mi me encanta preparar antes del plato principal unos entrantes vistosos y a la vez que sorprendan por su sabor.
Uno que hago bastante son los pequeños volovanes rellenos de algo. Como siempre digo no hay más que dejar libre la imaginación y el plato estará servido.
En esta ocasión yo los he rellenado de morcilla. Necesitaréis:

  • 8 minivolovanes
  • una manzana
  • 1 huevo de gallina
  • 8 huevitos de codorniz
  • pimentón
  • canela
  • sal

El único misterio de estas tapitas es preparar la morcilla como un revuelto.
Pico muy finita o incluso rallo la cebolla y junto con la morcilla y el huevo hago un revuelto, le añado sal y un poco de canela. Y ya está.
Relleno los volovanes cuando la mezcla esté templada y cubro con los huevitos de codorniz y una pizca de pimentón para adornar.

TRUCO: los huevos de codorniz por su tamaño son un poco difíciles de manejar. Obviamente no los podéis “cascar” como un huevo de gallina, así que lo mejor para abrirlos es utilizar una puntilla (ese cuchillo pequeñito de cocina que usáis para pelar algunas hortalizas) y con la punta y sin calar demasiado para no romper la yema abrir una ventanita en la parte superior del huevo y alrededor del mismo. Quitar la tapa que queda y freir. Recortad un poquito las “puntillas” que os queden de forma que el tamaño se ajuste al del volován y listo.
¡a disfrutar y a sorprender a vuestros invitados!