TRANSLATOR/TRADUCTOR

domingo, 6 de enero de 2013

Santiago de Compostela


Tren turístico en la plaza del Obradoiro
Volver a Galicia es volver a mi infancia. A los veranos de lluvia, sol y playa. A las fiestas de verano junto al Miño. A la lonja de Ribeira y Puebla del Caramiñal, a los maizales de Tomiño. Y sobre todo a mi fiebre turística y gastronómica que arrastraba a mis padres por plazuelas y mercados en busca de un monumento histórico, una playa salvaje o un mercado abarrotado de mercancías.

Ha cambiado mucho desde entonces esta bella tierra, en la que incendios provocados han devastado su geografía. Pero como entonces 
se sigue disfrutando de fantástica comida, hermosos paisajes y buenas gentes.

He paseado por las calles de Santiago de Compostela y disfrutado de su tradición y sabor. Sus soportales siempre me enamoran.
Casino
Nada como tomarse un café en el Casino de la Rúa del Villar. Un lugar acogedor con mucha historia. Lleva en pie desde 1873.Lugar de reunión de la burguesía, aristocracia y socios de aquella época. Lleva abierto al público desde el año 2002. Y en él se puede disfrutar de un buen café mientras se contemplan sus tallas de madera.


Tienda de souvenirs
Otro lugar recomendable es, para amantes del marisco darse un lujo y comprarlo en el mercado para acto seguido llevarlo a Marisco manía un bar donde por un 10% de lo que compres te lo cocinan. Está dentro de la plaza de Abastos.

Una zona digna de mención y que se ha puesto de moda es la de la rua San Pedro donde hay lugares como restaurante O dezaseis y restaurante Amoa. Gran ambiente y buena cocina con precios razonables en ambos.

Y por último para los sibaritas que les guste la cocina de diseño dos lugares muy de moda aunque de precios algo más elevados: Abastos 2.0 en la parte exterior del mercado (deliciosas las zamburiñas marinadas) y O curro da Parra en la rúa Travesa 20.

En cuanto a dónde dormir tengo que recomendar el hotel Tryp Santiago, a la entrada de la ciudad,  donde os atenderán con toda amabilidad y podréis disfrutar de su excelente cocina. Está un poco retirado del centro pero hay una parada de autobuses a la puerta que te deja bien situado en 15 minutos. Merece la pena. Los precios oscilan entre 54 euros la habitación doble con tarifa restringida y 60 con tarifa flexible.


Una zona muy interesante para visitar es la Ciudad de la Cultura de Galicia, en las afueras de la ciudad en el Monte Gaias, obra del arquitecto estadounidense Peter Eisenman. El complejo se funde con el monte donde se encuentra y su perfil trata de asemejarse, con sus cortes naturales a una vieira, símbolo tradicional de Compostela.

Y por supuesto el recorrido tradicional (unas 3 horas)por el centro de la ciudad por sus empedradas calles y su maravillosa plaza del Obradoiro donde se encuentra la catedral. Tren turístico como en la mayoría de las ciudades españolas para cuando duelan los pies y se quiera contemplar una vista fantástica de la ciudad desde el parque Carballeira de Santa Susana, donde se para unos minutos para que los turistas hagan fotos. Se puede encontrar valiosa información en la oficina de turismo que se encuentra en la Rúa do Vilar, 63.