TRANSLATOR/TRADUCTOR

miércoles, 2 de mayo de 2012

Aceites aromatizados: un toque de sabor para tus platos

Loa aceites aromatizados son muy fáciles de hacer y pueden ser el alma de un plato sencillo, como una ensalada, o unas verduras a la plancha, por ejemplo.

Hoy en día la técnica más utilizada por los grandes cocineros para elaborar estos aceites es la de cocina al vacío. Da un resultado espectacular. Los alimentos conservan todo su aroma y propiedades.

Como la mayoría de nosotros no disponemos de una máquina para cocinar con esta técnica nos limitaremos a hacerlo de forma casera y obtendremos también buenos resultados. Os explico tres formas de hacerlo:

La más sencilla es coger una botellita rellenarla de aceite y del ingrediente elegido y dejarlo así macerando hasta que vayamos a utilizarlo.
Por ejemplo el aceite aromatizado con ajo: un buen aceite de oliva virgen extra con ajos dentro y a partir de 3 ó 4 horas ya podremos utilizarlo . Nos durará unas tres semanas aunque obviamente la intensidad del sabor variará y será más fuerte. Este aceite se puede utilizar en vez de hacer un refrito de ajos. Es mucho más digestivo.


Si no disponemos de este tipo de aceites con antelación y los necesitamos con urgencia podemos hacer una solución rápida. Por ejemplo para un aceite aromatizado con ajo y perejil echaremos en el vaso de la batidora el aceite y los ingredientes y después pasamos por un colador. Obtendremos un aceite de bonito color verde y muy aromático que podremos emplear para las patatas asadas, pescados, ahumados, etc…
También se puede hacer por ejemplo con paté de aceitunas negras. En este caso bastará con mezclar el aceite y el paté con una cuchara.

Otra forma de aromatizar es poniendo a calentar el aceite (mejor uno neutro como el de girasol ) al baño maría con vainilla o piel de naranja (sólo la parte coloreada, hay que quitar la parte blanca para que no amargue) durante una hora. Es un aceite que podemos utilizar para muchas preparaciones de repostería.
¡que lo disfrutéis!