TRANSLATOR/TRADUCTOR

jueves, 22 de agosto de 2013

Brasil: mucho más que samba y fútbol. Curitiba

Caótico y bello. Es difícil describir Brasil sin usar esos dos adjetivos aparentemente incompatibles. Las calles de São Paulo acogen un tráfico de gente constante que siempre parece tener un lugar a donde ir. Las carreteras no son menos, y entre acera y acera los peatones se abalanzan hacia los coches que no aparentan estar muy por la labor de dejarles pasar. No obstante, a pesar de su alocada conducción y los frecuentes pitidos que más de una vez pensé que acabarían en choque, todos logran coordinarse para seguir su camino y nadie parece sobresaltarse ante situaciones que en España muy probablemente desembocarían en problemas.

Mi viaje comenzó a principios de julio y tuve la suerte de poder vivir y entender el país desde la visión interna de sus habitantes, pero también desde el punto de vista turístico; me acogieron 5 casas de 3 ciudades distintas: São Paulo, Curitiba y Rio de Janeiro. Por la longitud de las descripciones colgaremos una entrada por ciudad.

CURITIBA es la capital del Estado de Paraná, localizada al sureste del país (más abajo de Sao Paulo). Su población en 2007 rondaba 1.900.000 habitantes. El transporte está considerado como uno de los más avanzados de América, pues ha servido de modelo para otras ciudades como Lima, Los Ángeles o Ciudad de México.
Las plataformas para subir y bajar de los autobuses son especialmente llamativas, y muy útiles para el frío de una ciudad que puede amanecer con 28ºC y anochecer con menos de 10ºC. El billete sencillo cuesta 3R$.





Debo decir que a pesar de tener algún que otro punto agradable, no es un lugar en el que pasaría más de 4 días. En la plaza Tirandentes puede tomarse desde las 09.30h un bus turístico verde de dos pisos (20R$) que hace un recorrido por la ciudad y del que podemos apearnos un total de cuatro veces. http://www.curitiba.pr.gov.br/idioma/portugues/linhaturismo
Muy recomendable para conocer los puntos de interés en un vistazo rápido, ya que están desperdigados alrededor del área metropolitana y si no se cuenta con coche propio, ésta es la mejor opción.

Dignos de visita son el jardín botánico (gratuito), con su invernadero de cristal, y la calle peatonal XV de noviembre, a cuyos lados se extienden diversas tiendas y locales para comer. Al comienzo de la calle está además la Praça Santos Andrade donde se encuentra parte de la Universidad de Curitiba, conocida como Universidade Federal do Paraná (UFPR) que fue fundada en 1912, convirtiéndose en la más antigua de Brasil. El edificio presenta una elegante fachada blanca con columnas corintias.

Para comer se pueden encontrar tanto los típicos restaurantes de comida rápida como puesto callejeros de perritos calientes donde el viajero se sorprenderá de la compleja elaboración de éstos, mucho más sabrosos que los tradicionales, o pequeños locales donde venden las famosas ''coxinhas'' de pollo de las que ya explicamos su elaboración en una entrada anterior. http://disfrutaviajera.blogspot.com.es/2013/08/coxinhas-de-frango-o-lagrimas-de-pollo.html


Jardín botánico (invernadero al fondo)








Acordaos de probar también el agua de caña junto a una de las entradas del jardín. (También venden agua de coco, pero os recomiendo reservarla para Rio de Janeiro si tenéis ocasión.)
Estad atentos al próximo post. Muy pronto: ¡São Paulo!