TRANSLATOR/TRADUCTOR

domingo, 29 de julio de 2012

Milhojas de berenjena y espinacas con salsa de albahaca



Os propongo una delicatessen, muy, muy fácil de hacer y muy vistosa. Un milhojas de berenjena y espinacas con queso de cabra y salsa de albahaca.

Para cuatro personas necesitareis:

·               Un paquete de espinacas frescas
·               1Calabacín
·               1Berenjena
·               Espárragos
·               Piñones
·               Pasas
·               Queso de cabra
·               Tomillo
·               Albahaca fresco
·               Perejil
·               Eneldo
·               Aceite

Primero hacemos una salsa con aceite, albahaca, perejil, tomillo y eneldo muy picaditos y una pizca de sal.
Untamos el calabacín y la berenjena cortadas en rodajas y puestas con sal para sacarle el amargor con la salsa y metemos al horno unos minutos
Reservamos unas hojas de espinaca para freírlas y utilizarlas para decorar, el resto lo
escaldamos (cocer en agua hirviendo unos minutos e inmediatamente refrescar con agua fría, y escurrir)
Montamos una rodaja de calabacín, unas hojas de espinaca, una rodaja de berenjena, espinacas, así tantas capas como queramos, por último espinacas, rociadas de un poquito de salsa y una trancha de queso de cabra.
Metemos a gratinar un par de minutos al horno, sacamos y adornamos con la hoja de espinaca que habíamos frito. También con un chorrito de la salsa por encima y unos frutos secos y …¡a gozar!

miércoles, 25 de julio de 2012

Bocaditos de morcilla con pimientos del piquillo y cebolla confitada.



No sé porqué pero cuando llega el domingo la pereza acude a la hora de la comida y ya se sabe, es día de hacer paella o pollo asado de la tienda de la esquina.
Por otro lado, suele ser el día en el que tal vez consigamos comer en familia después de toda la semana trabajando y sería buena ocasión para alegrar la vista, y el gusto con alguna “chuchería”.

Dentro de nuestra gama de productos de la tierra contamos con una elaboración muy antigua y que sigue utilizándose para preparar pinchos. Me refiero a las morcillas. ¿Quién no las ha tomado en su pueblo? (los que tengan pueblo). Yo no tengo la fortuna de contar con un pueblo de nacimiento, soy de ciudad, pero tengo la ventaja de que voy adoptando todas esas elaboraciones artesanas cuando viajo por los pueblos de España. Así tengo que decir que me entusiasma la morcilla típica de Burgos, y la suelo preparar de la siguiente manera.

Con un cortapastas saco unos panecillos redondos del pan de molde y los tuesto en en horno.
Quito la piel de la morcilla y parto en rodajas de unos dos centímetros y las frío.
Añado cebolla confitada con piñones y unas titiras de pimiento rojo asado o pimiento del piquillo salteado con sal y azúcar. Monto según se ve en la foto.
Os aseguro que cuando han venido invitados a casa (y no eran vegetarianos) los pinchos han volado.
¡espero que os guste!

domingo, 22 de julio de 2012

Horchata de chufa ¡siiiiiii!



En mis recuerdos de infancia, además de las playas de Levante figuran esos atardeceres por los caminos llenos de juncos y luciérnagas, antes de que la explotación inmobiliaria arruinara, para mi gusto, la paz del litoral. Por las tardes paseábamos hasta el pueblo en busca de una rica horchata.

Las características del suelo de la zona de Valencia son idóneas para el cultivo de este tubérculo. Astringente, carminativa y diurética. Según el consejo regulador de la denominación de origen de la chufa de Valencia, la horchata tiene propiedades similares al aceite de oliva, por lo que contribuye a disminuir el colesterol y triglicéridos. Además una importante ventaja para los diabéticos obesos ya que no contiene ni lactosa ni fructosa y si no se le añade sacarosa extra es una bebida que puede ser consumida por estas personas.
Su cultivo se remonta al Antiguo Egipto. Fueron los árabes en su conquista de la Península Ibérica quienes la trajeron hasta aquí.

Y como siempre, nada mejor para finalizar esta introducción sobre el tema que nos ocupa, que acabar con la receta para que podáis elaborar vuestra propia horchata en casa. Increíblemente fácil y de resultado espectacular. Bien merece la pena invertir un poquito de tiempo en elaborarla.

Ingredientes para 4 personas.

  • Necesitáis un robot de cocina que triture bien.
  • 200 grs de chufas ( las encontráis en tiendas de frutos secos o incluso en grandes superficies)
  • 150 grs de azúcar
  • 600 grs de agua muy, muy fría


Tan sólo hay que verter en el vaso todos los ingredientes y triturar. Después añadir agua al gusto y colar por un colador muy fino. Hay que consumirla cuanto antes, pues de un dia a otro se estropea.
Para acompañar son ideales los fartons, esos bollitos típicos de Valencia, alargados, blandos, con aspecto de salchichas con azúcar.  Se toman templaditos mojándolos en la horchata bien fría. ¡mmmm! ¡rico, rico!!

miércoles, 18 de julio de 2012

Métodos de conservación de los alimentos: el ahumado



Existen múltiples métodos para conseguir guardar los alimentos por mucho tiempo. Las técnicas son muy diferentes dependiendo del método empleado: frío, calor, deshidratación, irradiación, envasado al vacío, métodos químicos, etc…
Hoy me voy a centrar en hablaros del ahumado y además os daré una receta para hacer vuestros propios “ahumados” aunque sin tener que ponerle humo.

La técnica del ahumado se enmarca dentro de los métodos de conservación por elementos químicos. De esto saben mucho en los países nórdicos donde son famosos y exportados a todo el mundo los pescados preparados de esta forma, sobre todo el salmón y el bacalao.
Como la propia palabra indica el alimento es ahumado mediante la combustión de maderas con bajo contenido en resinas que le confieren un sabor y aroma a humo. El humo actúa como esterilizante y antioxidante.
Se seleccionan las maderas para evitar el contenido en resinas y se aplican métodos a bajas temperaturas. De esta forma se disminuyen la cantidad de sustancias tóxicas que se producen con el ahumado.
El salmón es muy beneficioso para prevenir enfermedades coronarias ya que es rico en ácidos grasos omega 3. Es conveniente tomar pescado al menos una vez a la semana. Si aumentamos este consumo hasta cinco veces aumentamos también el  nivel de protección para nuestras arterias.


Para obtener un resultado similar al del ahumado utilizaremos la técnica del marinado. Así podremos hacerlo nosotros mismos y disfrutar de un pescado mucho más sano.

INGREDIENTES

·               1 ½ de salmón o bacalao frescos
·               1 kg. Sal
·               2 kg. Azúcar
·               Un poco de eneldo
·               1 naranja en zumo
·               Un copia de brandy


ELABORACION

Mezclad la sal, el azúcar y el eneldo. En una fuente añadid un poco de la mezcla, poned el salmón, y añadid el resto de la mezcla. Echad por encima el brandy y el zumo de naranja.  Poned un peso aproximado de 3 ó 4 kg encima y dejad reposar 24 horas en el frigorífico. Después limpiad con agua fría para quitar la mezcla, humedeced con aceite de oliva, dejad reposar y metedlo en el frigorífico entero.  Aguanta 30 días de esta manera, si lo dejáis sin laminar, pero si preferís tener una parte preparada para consumir de inmediato podéis sacar las láminas y conservarlas en un recipiente cubiertas de aceite.

domingo, 15 de julio de 2012

Ensalada de tomate, mozzarella y albahaca.


En estos días calurosos en los que se quitan las ganas de trabajar mucho en la cocina, conviene recordar esos sencillos y nutritivos platos, a la par que refrescantes que son las ensaladas. Mil y una variedades. Para hoy la de tomate, mozzarella y albahaca.
El tomate es un fruto traído de América a Europa después del descubrimiento en el siglo XVI. Hoy en día se cultivan en invernaderos y disfrutamos de ellos durante todo el año. Si están poco maduros, cuando los compramos se pueden dejar unos días a temperatura ambiente y madurarán rápidamente. Es rico en sales minerales y vitaminas. Su maduración natural se produce durante el verano y es una de las principales fuentes de vitamina C.
INGREDIENTES (4 pers.)
  • Un par de tomates (la variedad raf es bastante sabrosa, aunque existen otras igualmente buenas y no tan caras)
  • Una bolsita de queso mozzarella
  • Unas 3 ó 4 hojas de albahaca
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Crema de vinagre balsámico (lo venden en grandes superficies)
ELABORACIÓN
Tan sólo tenéis que triturar la albahaca con el aceite y la sal y colar. Y una vez que estén cortados los tomates y el queso aliñar con esta mezcla.  También le va muy bien un chorrito de crema de vinagre balsámico.
Sano, rico, nutritivo, fácil de hacer y barato… ¿qué más se puede pedir?

miércoles, 11 de julio de 2012

Sandía: lo más fresquito para el verano.






Una de las frutas  más refrescantes para el verano es la sandía. Es verdad que no es demasiado vitamínica pero sí que tiene un aporte importante de agua, lo que es beneficioso para nuestro organismo.


No obstante, conviene tomarla entre horas y no al final de las comidas ya que este alto contenido en agua puede interferir en el proceso digestivo dificultándolo y haciéndonos sentir “hinchados”.
Se considera originaria de los países de África tropical y su cultivo se remonta hace siglos a la ribera del Nilo, desde donde se extendió por todo el Mediterráneo.
Fueron los europeos los que la llevaron a América y de ahí se popularizó en todo el Mundo. Los principales productores son: Turquía, Grecia, Italia, España, China y Japón.


Hay muchas variedades, más de 50, pero últimamente se está poniendo de moda la denominada “fashion” por su ventaja de no contener semillas.

En cuanto a aplicaciones culinarias su uso se reduce prácticamente al postre. Podemos darle un toque más elegante y festivo haciendo un sorbete de sandía. 
Para ello: añadimos un poquito de alcohol (el cointreau le va bien) y azúcar, y después triturar, colar y con una hojita de hierbabuena y una pajita,  podemos amenizar nuestra tarde-noche en las reuniones con los amigos o la familia.


También la presentación hace mucho, así que a la hora del postre podemos cortarla en perfectos cuadrados y alternarlo en una brocheta con melón y piña. Espolvorearlas con azúcar y canela y darle un toque breve en la plancha muy caliente con unos pedacitos de mantequilla.
¡Deliciosa!

domingo, 8 de julio de 2012

Sándwiches especiales: una solución para la pereza de los lunes.


No sé a vosotros, pero a mí después de un fin de semana cocinando para los amigos, para la familia, para los vecinos… se me presenta el lunes y se me hace un poco cuesta arriba seguir cocinando. Pero claro hay que comer. Después de tanto cocinar me gusta hacer una cena sencilla y rápida. La mejor solución: un sándwich. Los niños estarán encantados de disfrutar de una cena informal.
En vez del clásico de jamón y queso lo complico un poquito más pero el resultado merece la pena.
Mi sándwich de algunos lunes por la noche consiste en lo siguiente.


INGREDIENTES
  • Un filete de pechuga de pollo cortada en tiritas
  • Una lonchita de queso
  • Una cebollita confitada
  • Unas tiras de pimiento asado
  • Un poquito de lechuga
  • Una rodajita de tomate
  • Un huevo frito (opcional)
ELABORACIÓN
La cebolla se confita cortándola en juliana (en tiritas) y poniéndola con aceite de girasol o mantequilla al fuego muy, muy lento. No debe burbujear muy rápido el aceite si queremos un resultado óptimo. Cuando esté muy blandita la retiramos con todo su aceite y reservamos. Nos puede valer para otra preparación, así que se puede confitar una cebolla entera y luego conservarla en el frigorífico. Dura tranquilamente una semana.
El filete de pollo lo frío con el aceite bien fuerte para que se dore, vuelta y vuelta con un poquito de sal y ajo en polvo.
Ya sólo queda tostar los panes y después procedo a montar los ingredientes en el siguiente orden:
  1. Loncha de queso
  2. El filete de pollo troceado en tiritas bien caliente para que derrita un poco el queso.
  3. La cebolla confitada y escurrida.
  4. Las tiras de pimiento asado
  5. La lechuga, el tomate y un chorrito de mayonesa
  6. Y por último el huevo. Hago una ventanita para que se vea bien.


¡Delicioso!

miércoles, 4 de julio de 2012

Boquerones en vinagre















Para hoy os quiero dejar una receta que aunque simple tiene su importancia llevarla a cabo al pie de la letra para obtener un resultado óptimo. La blancura con que quedan los boquerones dependerá sobre todo del tiempo que permanezcan en agua fría y lo bien que se limpien.
El truco consiste en limpiarlo nosotros mismos ya que si nos los limpian en la pescadería los lomos del boquerón quedarán manchados.

El boquerón es un pescado azul, beneficioso por su contenido en ácidos grasos omega 3 que ayudan a controlar el colesterol y el nivel de triglicéridos. Además es una excelente fuente de proteínas.
La precaución más importante que hay que observar y que en los establecimientos públicos deben cumplir como norma sanitaria, es proceder a la congelación para evitar posteriores alergias por Anisakis.  A estas altura creo que no os será desconocido este “animalejo”. Para los que no hayáis oído hablar de él, os diré que se trata de un parásito que habita en las tripas de la mayoría de los pescados y después pasa a sus músculos. Cuando se ingieren vivos o sus huevos, pueden causarnos graves problemas de salud, desde alergias al pescado hasta servir de huéspedes nosotros mismos al susodicho bichejo. Los pescados que se consumen crudos, como es el caso de los boquerones en vinagre, son fuente potencial de esta infección. Así que os aconsejo que para evitar problemas procedáis a las congelación como mínimo 48 horas antes de consumirlos.

INGREDIENTES

  • boquerones
  • vinagre
  • sal
  • ajo
  • aceite


ELABORACIÓN

Se limpian los boquerones (quitamos tripas, espina central y bordes), se lavan mucho con agua fría,, hasta que queden duros y blancos (5 baños de agua fría)

En un recipiente se añade vinagre y sal(como para cocinar) , introducimos los boquerones ½ hora, cuando están blancos se añade un vaso de agua fría por Kg., se tienen dos horas más y se congelan dos días

Una vez descongelados se aliñan con aceite de oliva, ajos y un poquito del agua de vinagre.

domingo, 1 de julio de 2012

Aguacate: sano, nutritivo y fácil de preparar



En respuesta a la petición de una de nuestras seguidoras voy a hablar esta semana del aguacate.
Fruta exótica originaria de Centroamérica que hasta hace unos años era bastante desconocida en la cocina española, hoy en día se consume en prácticamente todos nuestros hogares de forma habitual.
El árbol del que procede, el Ahuacatl, es originario de México y de allí se extendió a toda Centroamérica.
Aquí en España se cultiva sobre todo en Málaga y Granada. Y os aseguro que las ricas ensaladas que allí preparan no tienen parangón con  ninguna otra que yo haya probado. La frescura del fruto, directo del árbol a la mesa se nota y mucho.
Tiene numerosas vitaminas y beneficios para el organismo, actúa como preventivo para el cáncer oral y mantiene el corazón saludable ya que su alto contenido en potasio ayuda a regular la presión arterial.
Existen varios tipos de aguacate pero los más comunes son tres: aguacate hass, fuerte y bacon.
El hass cuya piel cambia de verde a púrpura oscuro cuando madura, se cultiva en California.  Disponible durante todo el año.
El fuerte, que se cosecha desde finales de otoño hasta la primavera. Su piel no se oscurece con la maduración, su cáscara es más fina que la de otras variedades
El bacon, de piel verde, disponible igualmente desde finales del otoño hasta primavera.

Como se recolecta antes de madurar, su desarrollo finaliza ya en el mercado y en nuestras cocinas. Cuando al presionar la cáscara notemos que la pulpa cede será el momento de consumirlos.
Los usos más frecuentes son en salsa guacamole y en ensaladas.
A mi me gusta prepararlos rellenos de gambas, para lo cual lo único que necesitáis es:

INGREDIENTES (4 pers.)
  • 2 aguacates maduros
  • 150 grs de gambas frescas (también pueden ser congeladas)
  • 1 lata de atún
  • un tomatito maduro
  • media cebolleta
  • mayonesa

ELABORACIÓN
Poned las gambas en la sartén con un poco de mantequilla y saltead. Añadid un toque de ajo en polvo, eneldo y sal. Cuando estén listas, retiradlas y dejad enfriar. Peládlas y troceádlas al tamaño que os guste, o también las podéis dejar enteras si no son muy grandes. Reservad.

Partid los aguacates por la mitad y tomando una parte con la mano izquierda y la otra parte con la mano derecha efectuad un giro en dirección opuesta con ambas manos de manera que el hueso se desprenda de una de las partes.

Después con un cuchillo y un pequeño golpe seco del mismo en el hueso conseguiréis arrancarlo de la otra parte con lo que tendremos ya nuestras mitades listas para ser vaciadas. Con un sacabocados id retirando la pulpa pero dejad medio centímetro en el aguacate de forma que cuando se proceda a comerlo se pueda retirar con la cuchara.
Esta pulpa troceadla y mantened el color añadiendo unas gotas de limón. Trocead igualmente el tomate.
Mezclad con el atún , las gambas troceaditas y la mayonesa y rellenad con esta mezcla las mitades de los aguacates que habéis vaciado. Decorad con la mayonesa y listo para consumir.
¡que os aproveche!