TRANSLATOR/TRADUCTOR

martes, 26 de febrero de 2013

Soria, ahora me la imagino un poco más

Iglesia de Santo Domingo en la capital
Ermita de San Saturio y el río Duero
San Juan de Duero




Nacimiento del Abión
En respuesta al slogan institucional de la provincia de Soria “ni te la imaginas” quiero dejar constancia aquí de la verdad de esta afirmación. Soria es una tierra llena de rincones naturales espectaculares y de interesantes muestras de románico. Lugares que nos desvelan un trocito de nuestros orígenes,  como Numancia. O pequeños rincones llenos de vida y tradición, celosamente guardados y conservados a través de los años como Calatañazor.

Situada en tierras castellanoleonesas, Soria ocupa 10.036 km cuadrados.  Su geografía es muy rica y variada e incluye tanto alta montaña como, bosques, riachuelos, pastizales, zonas ceralísticas y vitivinícolas.
También su capital ofrece atractivos: monumentos, paisaje a orillas del Duero, alojamientos con encanto como su parador o zonas de tapeo con mucha vida y restaurantes con una buena carta que incluye elementos de temporada como las setas.

Cuenta con un  impresionante patrimonio paleontológico. Pinturas rupestres o huellas de dinosaurios en la Ruta de las icnitas.
Calatañazor
El carácter de la provincia es fundamentalmente celtíbero, como lo demuestran sus fiestas y tradiciones, donde hay un curioso culto al fuego y al toro.

He visitado en muchas ocasiones estas apacibles tierras, y en cada visita descubro algún nuevo rincón que merece la pena ser visitado.

PARA LOS AMANTES DE LO NATURAL
Aparte de los lugares más famosos, como La Laguna negra, El Moncayo, o el Cañón del río Lobos, a unos 30 km de la capital, cerca de Calatañazor podemos encontrar el espacio natural del Sabinar de Calatañazor. Un bosque de sabinas, longevo y hermoso, reliquia del Terciario que con sus bellos árboles mantiene una nutrida colonia de aves que se alimentan de sus frutos.

A pocos kilómetros y llegando hasta Muriel de la Fuente nos encontramos con el monumento natural de la Fuentona. Precioso rio el Abión que nace en este lugar y nos ofrece un regalo a la vista con sus cristalinas aguas y sus colores verdeazulados. Laguna y cascada en una cómoda visita por pasarelas de madera que invitan al relax y la contemplación de la naturaleza.

PARA LOS AMANTES DEL ARTE
En Soria capital podemos disfrutar de algunos monumentos de importancia .
Me gustan especialmente cinco de ellos:
  1. La Iglesia de Santo Domingo
  2. El claustro de San Juan de Duero
  3. La ermita de San Saturio
  4. Palacio de los Condes de Gómara.
  5. Concatedral de San Pedro (espectacular por su hermoso claustro)


Típicas y antiguas chimeneas de Calatañazor
De ellos tengo que destacar la magia que destilan San Juan de Duero y San Saturio por su situación privilegiada junto al rio Duero. El atardecer desde estos lugares ofrece un espectáculo visual fantástico.
San Juan de Duero es una joya arquitectónica de los siglos XII-XIII. Cuatro estilos diferentes en su claustro, arcos de medio punto, arcos de herradura apuntados, y arcos entrecruzados según contemplemos una u otra orientación. La iglesia es sencilla de una sola nave y ábside semicircular. Con dos templetes adosados al muro cuyas columnas nos ofrecen unos interesantes capiteles con escenas medievales.

Info práctica: Está abierto del 1 de octubre al 30 de junio de 10 a 14 y de 16 a 19h.
Del 1 de julio al 30 se Septiembre de 10 a 14 y de 17 a 20
Y domingos y festivos de 10 a 14. Los lunes cierran.

Ermita de San Saturio: Construida en el siglo XVIII, se levanta sobre una gruta eremítica visigoda. Dentro podemos encontrar pinturas al fresco que hablan de la vida del santo que aquí habitó como anacoreta después de ofrecer todas sus riquezas a los más necesitados.

Enero, Febrero, Marzo, Noviembre y Diciembre: abierta de 10:30 a 14:00 y de 16:30 a 18:30 horas.
Abril, Mayo, Junio, Septiembre y Octubre: abierta de 10:30 a 14:00 y de 16:30 a 19:30 horas.
Julio y Agosto: abierta de 10:30 a 14:00 y de 16:30 a 20:30 horas.
Domingos y festivos: abierta de 10:30 a 14:00 horas
Lunes: Cerrada

Alojamientos:

Hostería Solar de Tejada en la calle Claustrilla, 1.
Un sitio muy céntrico y con unas habitaciones bastante confortables. Trato amable y atento. Tienen conexión wifi gratuita aunque a veces resulta un poquito difícil pillarla.

Si el bolsillo lo permite nada como alojarse en el Parador Antonio Machado en lo alto del parque del Castillo con el rio Duero a sus pies, el mismo que inspiró a Gerardo Diego su hermoso poema,

Río Duero, río Duero,
nadie a acompañarte baja;
nadie se detiene a oír
tu eterna estrofa de agua.

Indiferente o cobarde,
la ciudad vuelve la espalda.
No quiere ver en tu espejo
su muralla desdentada.

Tú, viejo Duero, sonríes
entre tus barbas de plata,
moliendo con tus romances
las cosechas mal logradas.

Y entre los santos de piedra
y los álamos de magia
pasas llevando en tus ondas
palabras de amor, palabras.

Quién pudiera como tú,
a la vez quieto y en marcha,
cantar siempre el mismo verso
pero con distinta agua.

Río Duero, río Duero,
nadie a estar contigo baja,
ya nadie quiere atender
tu eterna estrofa olvidada,
sino los enamorados
que preguntan por sus almas
y siembran en tus espumas
palabras de amor, palabras.

Gastronomía

Rica, variada y calórica como en cualquier tierra española. A mi me pierden dos cosas: sus torreznos y sus setas. Dos delicias que me hacen la boca agua y nunca dejo de tomar en mis escapadas sorianas.
También hay que destacar su mantequilla con denominación de origen. Única y deliciosa por la excelencia de las leches con la que está elaborada.  Leche de las vacas de raza frisona y pardo alpina, ofrece tres variedades: natural, salada y dulce.
Y ¿qué decir de los vinos? En esta zona también llega la D.O. Ribera del Duero y creo que con eso está ya todo dicho.
¡Animaos y disfrutad de una escapada a Soria.! Vale la pena.