TRANSLATOR/TRADUCTOR

domingo, 28 de octubre de 2012

Sabores del mundo: arroz con habas y eneldo (shevid baqalí polo)

Y ya que en la sección viajes estoy contando mis aventuras por la antigua Persia, creo que no vendrá mal adentrarnos también en  su rica gastronomía. Os quiero introducir desde aquí en ese rico mundo con una receta de algo fundamental en toda mesa iraní: el arroz.
Os pongo una que a mi me parece muy original y riquísima. El eneldo yo lo utilizo mucho para los pescados pero aquí aromatizando el arroz le da un toque original y fresco que no había probado hasta ahora. En Irán este tipo de arroz lo utilizan como los otros para acompañar otros platos, generalmente guisos o asados de carne.

Necesitáis:

  • 2 vasos de arroz basmati
  • 6 cucharadas rasas de eneldo seco o 1 vaso de eneldo fresco
  • una cucharada de sal
  • 200 grs de habas cocidas y peladas
  • un cuarto de cucharada de azafrán disuelto en cuatro cucharadas de agua hirviendo
  • 1 cucharada de mantequilla


El arroz hay que lavarlo cinco veces con mucho mimo, eliminar el agua que sale sucia y ponerlo en remojo de 30 a 60 minutos con una cucharada de sal.
Después poner abundante agua en una olla y cuando empiece a hervir añadir sal y el arroz. Dejar cocer durante 6 minutos vigilando que el arroz quede un pelín entero. Escurrir y reservar.

En una olla antiadherente echar un poco de aceite o mantequilla y colocar una capa de arroz y una de eneldo y habas, empezando y terminando con arroz y unos trozos de mantequilla. Envolveremos la tapa de la olla con un trapo limpio y taparemos. Dejamos cocer a fuego muy lento durante 40 minutos.
Cuando esté listo aromatizamos con el agua de azafrán y servimos bien caliente acompañando a la carne.
¡espero que os guste!


viernes, 26 de octubre de 2012

LA BELLA TIERRA DE IRÁN


Un país maltratado por la prensa internacional a causa de su régimen islámico y mal visto en general por los occidentales se me ha revelado como un mundo de contrastes donde su mayor valor es la gente que lo habita.
A pesar de las recomendaciones del ministerio de exteriores de nuestro país de que no se viaje a Irán salvo causa ineludible, tengo que decir que en pocos sitios del mundo me he sentido más segura que en la antigua Persia.
La gente, ajena en el dia a dia a los politiqueos internacionales, vive, siente y trabaja como en cualquier lugar "seguro" del planeta.
Tengo que decir que sus habitantes son gente curiosa y educada. Que nada tienen que ver con esa imagen  de los habitantes de los países islámicos del norte de África donde no puedes dar un paso sin que te pidan dinero o que les compres algo. La dignidad y el saber estar del pueblo iraní están muy lejos y muy por encima de esta otra realidad. Sienten una infinita curiosidad por los extranjeros y unas ganas enormes de practicar inglés. Pero eso si, a los cinco minutos de hacerte preguntas se disculpan por haberte robado tu tiempo y te ofrecen su hospitalidad de corazón.

Comencé mi andadura en la bella Isfahan, ciudad llena de vida y movimiento. Sin duda el sitio más emblemático para alojarse es el Hotel Abassi (www.abbasihotel.ir ), antigua caravansería que hoy en día ofrece en sus jardines un bello rincón donde tomar un té o cenar y descansar del ajetreo de la ciudad. También hay otros buenos hoteles al otro lado del rio nada más cruzar Si-o Seh Pol como el Kowsar Hotel (www.hotelkowsar.com) . Cuenta en sus jardines con un horno-panadería donde ver en directo cómo hacen los curiosos panes planos en esta tierra.

¿Qué ver en Esfahan?. 
Para los entendidos en arte hay numerosos palacios, mezquitas y alguna iglesia (como la del barrio armenio de Jolfa) que no les defraudarán. A mi me han gustado sobre todo esos rincones de la ciudad donde la vida bulle, como el bazar o la plaza de Naghsh-e Jahan.
En la plaza podemos encontrar la mezquita Lotfollah, joya arquitectónica construída por el Sha Abbas. Llaman la atención sus azulejos turquesa, azules  y amarillos.
El palacio Alí Qapu con sus 6 pisos y 48 metros de altura.

El Gran Bazar situado al norte de la Plaza Naghsh-e Jahan está formado por un laberinto de galerías cubiertas donde innumerables tiendas ofrecen al visitante desde alfombras, telas, y artesanía en oro, plata y madera, hasta frutos secos, especias y dulces.
En la plaza los dias festivos, la gente se sienta sobre el césped o sobre los escalones y charlan animadamente. Familias, grupos de amigos y turistas (en octubre no había muchos), se reúnen en este centro de encuentro de la ciudad y pasan la tarde charlando, tomando té o recorriendo las tiendas que se asoman al centro de la misma.

El paisaje humano ofreció a mi vista una población joven y muy curiosamente ataviada. Están las de la típica imagen del chador negro pero también las jóvenes profusamente maquilladas que utilizan el velo no como un elemento para esconder sino para realzar su belleza colocándoselo de manera que dejan asomar su hermoso cabello, por lo general de color negro brillante. Y ellos lucen unos curiosos peinados "a la última" con los pelos engominados o enlacados dándoles formas encrespadas y divertidas. Son muy coquetos los hombres iraníes. 

El palacio Chehel Sotun o de las cuarenta columnas (aunque sólo tiene 20 también cuentan las que se reflejan en su estanque). Lugar lleno de magia y misterio rodeado por unos bellos jardines donde pasear y sentarse, meditar y soñar.

El puente Khaju construído en 1650 bajo la dinastía safávida y que cruza el rio Zayandehrood.  Tuve la suerte de poder escuchar bellos cantos bajo sus arcadas con los que los habitantes de la ciudad de manera espontánea regalan los oídos de los que se acercan hasta este bello lugar.
También merece la pena otro de los puentes emblemáticos de la ciudad, Si o Seh Pol, con sus treinta y tres arcos y bonito color al atardecer. Lamentablemente la sequía también había hecho mella en Esfahan y no pude contemplarlo con agua. Buena excusa para volver en otra ocasión cuando las aguas vuelvan a fluir por entre sus arcos.

Podría seguir hablando sobre muchas cosas curiosas que he visto y he vivido. Pero por hoy prefiero no cansaros y dejarlo para la semana que viene donde os seguiré mostrando las maravillas de un país desconocido como Irán. Visitaremos juntos la ciudad de Shiraz y las ruinas impactantes de Persépolis, ciudad milenaria donde las piedras hablan contando bellas historias.





martes, 23 de octubre de 2012

Ricas tejas para acompañar al té o al café


Una receta muy sencilla cuya única complicación es darle forma a las tejas antes de que se endurezcan.
Para ayudaros podéis utilizar cualquier forma cilíndrica que se ajuste al tamaño que hayáis dado a las tejas: una botella, un rodillo, los tubos del papel de aluminio, en fin lo que se os ocurra que tengáis a mano.

INGREDIENTES

·               400 gr. Almendra picada
·               400 gr. Azúcar
·               100 gr. Harina
·               6 huevos
·               Vainilla
·                



ELABORACION


Mezclar todo, poner en la bandeja untada con mantequilla y un poquitín de harina, a horno fuerte,  cuando estén doradas sacarlas y darle forma.

domingo, 14 de octubre de 2012

Chipirones en su tinta


Ingredientes para el relleno (4-6 personas):
1kg de chipirones
1 cebolla
2 lonchas de jamón
50 grs de piñones
1 huevo cocido

Picamos la cebolla muy fina y doramos. Añadimos las patitas de los chipirones, el jamón, los piñones y si queréis un huevo cocido y salteamos. Así tendremos por un lado el relleno.

DOS TRUCOS:
1.     siempre que mi madre los preparaba la veía con los palillos en mano para cerrar uno por uno los chipirones y evitar que se saliera el relleno. Sin embargo existe un truco muy sencillo y que nos ahorrará este paso y es darles la vuelta como si fueran calcetines. Cuando los pongamos a cocer el propio cuerpo del chipirón cerrará la salida y evitará que se derrame el relleno.
2.     Para proceder al relleno nos ayudará mucho utilizar una manga pastelera sin boquilla de forma que podamos introducirla en cada chipirón sin que se nos caiga nada.

Quedan muy bien si antes de cocerlos los pasamos por la sarten, vuelta  y vuelta para que se queden doraditos (este paso no es imprescindible, así que si no tenéis mucho tiempo o ganas os lo podéis saltar)
La salsa para cocerlos la haremos de la siguiente manera:

Ingredientes para la salsa

·                    1 tomate
·                    cebolla y media
·                    1 puerro
·                    1 berenjena
·                    1 pimiento rojo
·                    1 pimiento verde
·                    4 dientes de ajo
·                    Pan frito
·                    Almendras tostadas
·                    Una copita de brandy
·                    Una copita de vino blanco
·                    Fumet (caldo de pescado)
·                    Tintas de calamar
·                    Sal
·                    Pimienta negra
·                    Nuez moscada
·                    Se pueden añadir pimientos choricero

Elaboración de la salsa

Sofreír pan y almendras
Sofreír las verduras, añadir brandy (flambear), diluimos las tintas de calamar en el fumet y junto con el vino blanco, pimienta negra y nuez moscada, dejamos que cueza hasta que todo esté bien blandito.

Una vez cocido se tritura y se pasa por el chino.
Sólo nos resta poner a hervir la salsa con los chipirones rellenos ya dentro y cocerlos durante 10-15 minutos.

El acompañamiento ideal y clásico para este plato es un arroz blanco. A mi me gusta enriquecerlo un poco y hacer un arroz pilaf, que lleva cebollita, ajo y en la cocción un bouquet garní (laurel, apio, puerro y zanahoria) que retiraremos cuando el arroz esté hecho.
¡Rico de verdad!

domingo, 7 de octubre de 2012

Almejas a la gaditana


Es conveniente antes de cocinar las almejas dejarlas en agua con sal para que así suelten las impurezas o arenillas que pudieran traer. Es también muy recomendable comprobar que las almejas están bien cerradas. A veces ha llegado alguna “falsa” rellena de arena que nos puede estropear todo el guiso.
Hay una enorme variedad de este molusco bivalvo según la parte del mundo en donde se críe. Aquí en España las más comunes son las llamadas almejas babosa, la fina o de carril, típica de Galicia y la almeja rubia, frecuente en las costas portuguesas.
Contienen vitaminas y poca grasa y si muchos minerales tan importantes como del hierro, magnersio o potasio.

INGREDIENTES para cuatro personas
 1kg de almejas (a mi me gustan las gallegas o las de la zona norte)
·                    2 cebollas (brunoisse)
·                    2 ajos (brunoisse)
·                    Laurel
·                    Cayenas
·                    Azafrán
·                    Tomate frito (un par de cucharadas)
·                    Pimienta blanca
·                    Brandy (un vasito)
·                    Vino blanco (un vasito)
·                    Sal
·                    Perejil
·                    Harina (una pizca)
·                    Pan rallado (una pizca)                                   



ELABORACION

Se rehoga todo, añadimos laurel, cayena, tomate, azafrán, incorporamos las almejas, se rehoga, echamos un poquito de harina y pan rallado, flambeamos el brandy, añadimos vino blanco, sal, pimienta y caldo o agua y dejamos que de un hervor que cueza un poquito.

lunes, 1 de octubre de 2012

Tartaletas de tomate concassé y queso azul


Para mis fieles seguidores del otro blog que hasta ahora venía haciendo en Diez Minutos os quiero dar la bienvenida al mio propio con el deseo de que podáis seguir disfrutando conmigo del mundo del buen comer. Para los que me seguís aquí de antes, agradeceros vuestra fidelidad y deciros que nos queda mucho por andar y que lo haremos todos juntos si puedo contar con vuestra inestimable ayuda.

Para hoy he pensado otra elaboración fácil y resultona a la par que rica. Sirve a modo de entrante.
Estas tartaletas las podéis hacer vosotros mismos, es muy sencilla la masa, o comprarlas ya hechas si andáis escasos de tiempo o ánimo.

Después rellenarlas con tomate concassé. ¿qué es esto?. Primero debemos hacer un corte en cruz en la base del tomate y escaldarlos. Así se pueden pelar con facilidad. Después quitamos las pepitas y aprovechamos lo que es la parte durita del tomate para cortarlo en pequeños cuadraditos (brunoise) y darle un salteado rápido en la sartén con una gotita de aceite y un aderezo de sal y tomillo. También se puede cortar cebollita y ajos, dorarlos y añadir luego el tomate. No hay que dejar que se deshaga.
Lo volcamos sobre las tartaletas, que previamente habremos elaborado, y añadimos queso azul, roquefort o cabrales. (vale cualquiera, pero el azul es más barato). Después horneamos hasta que veamos que el queso se derrite y servimos rápidamente.

Para la masa de las tartaletas:

INGREDIENTES


·               900 gr. Harina
·               25 gr. azúcar
·               300 gr.  margarina
·               3 huevos
·               ¼  litro leche
·               Una pizca de sal

ELABORACION

Se mezcla la harina,  sal,  azúcar y se  tamiza, se hace un volcán, se añaden los huevos  de uno en uno. Por último incorporamos la margarina derretida y la leche. Hacemos las tartaletas y las colocamos en una placa de horno. Las tenemos unos 10-15 minutos a 200ºC.

¡que las disfrutéis!