TRANSLATOR/TRADUCTOR

domingo, 9 de septiembre de 2012

Sanas y fresquitas legumbres también en verano


¿Fresquitas? Pues si. Siempre tenemos la opción de tomarlas en ensalada. Son muy nutritivas. En el caso de hoy que llevamos lentejas, nos aportan algo esencial para nuestro organismo como son las proteínas y el hierro.
En España disponemos de algunas lentejas con Indicación Geográfica Protegida, como son las lentejas de la Armuña, zona situada al noroeste de Salamanca, que por sus condiciones de clima y riqueza del terreno, produce estas lentejas de óptima calidad y buena fama.
Así que como sus buenas propiedades nos hacen falta todo el año y no sólo en invierno, cuando son muy reconstituyentes y calóricas, se me ocurre un modo de tomarlas que yo preparo a menudo en casa.
Las lentejas las podéis comprar ya cocidas o cocerlas como siempre con medio casquito de cebolla, una hoja de laurel y sal.
Necesitaréis para cuatro personas:
  • 250 grs de lentejas
  • 4 tomates
  • una cebolla pequeña
  • 3 ó 4 hojas de hierbabuena
  • aceite
  • vinagre
  • sal

Pelad y cortad los tomates en daditos muy pequeños y haced lo mismo con la cebolla. Cortad muy finas las hojas de hierbabuena. Mezcladlo todo y aderezadlo a vuestro gusto.
¿Se puede hacer algo más fácil, rico y rápido?
¡que lo disfrutéis