TRANSLATOR/TRADUCTOR

sábado, 31 de agosto de 2013

Asturias: paraíso natural (Llanes y su comarca) y pulpo salteado con langostinos

tDecir Asturias es decir verde de los "praos", azul del cielo y del mar y colores de sus casitas.
Una gama cromática difícil de olvidar. A esta explosión visual acompaña un mundo de olores: a hierba, a eucalipto, a mar, a Cabrales, a carne a la brasa, a sidra...
Hortalizas en la feria agroalimentaria de Posada de Llanes
Si, porque hablar de Asturias también es hablar de su gastronomía. Contundente y exquisita como pocas. Elaborada con productos de primera calidad que proporciona tan rica tierra.

Pude caminar por un bonito sendero llamado Camín Encantau, y que no es otra cosa que el intento de un grupo de aldeas por figurar en el mapa. Tengo que decir que lo han conseguido y que hacer esta ruta de unas tres horas, es una auténtica delicia para la vista y el paladar.

Además del paisaje natural, el buen gusto y el humor de sus gentes han ido salpicando el camino con las creaciones en madera del tescultor ardisano, Pedro Bueno. Transcurre la ruta por el valle de Ardisana, ya en el interior de Asturias.
Tanto si se viene de Llanes como de Gijón hay que tomar la carretera que nos lleva a Posada de Llanes y de allí continuar camino por la comarcal AS 115  hacia La Robellada. Mucho antes a mitad de camino, en Puente Nuevo encontraremos un desvío bien indicado, a la derecha, que nos advierte del comienzo de la ruta.

Hórreo y castañera en el pueblo de Rio Caliente
Al principio hay algún nivel pronunciado pero en general la ruta se hace con facilidad. Y además hay que añadir que a mitad de camino se pueden refrescar pies y garganta haciendo un alto para tomar una sidra en el bar del pueblo de Palacio.
Maizales, vacas, hórreos, paisajes de postal acompañan todo el tiempo. Ya al final de la ruta y antes de retomar la carretera que nos devuelve al punto de partida, se encuentra la localidad de Rio Caliente y la escultura de la castañera. También un conjunto de bonitos hórreos en el pueblo que merecen otra parada. Nada más pasar el puentecillo está el bar El puente donde poder tomar un rica tapa de queso y otra sidrita.

La gastronomía asturiana viene definida por su geografía. Por un lado el mar que proporciona fantásticos pescados, por otro la montaña que alberga una importante cabaña ganadera y surte de buenas carnes las cocinas asturianas. Sin olvidar los quesos, las verduras y las frutas. Un paraíso natural. Con estas materias primas el resultado no podía ser de otra manera. Las numerosas sidrerías que salpican el territorio ofrecen desde la carne más tradicional a la brasa hasta el más refinado plato a base de productos del mar.
Cuando acompaña el buen tiempo lo dificil es elegir dónde comer. Hay muchos idílicos lugares que compiten en ofrecer sus buenas creaciones.


  • Para entrar en contacto con la buena cocina asturiana:
Me llamaron la atención tres sitios en este viaje. A saber, el restaurante Casa El Rubiu en Vidiago (http://www.sidreriacasaelrubiu.com/ ) con su increíble pulpo salteado con langostinos, sus zamburiñas fresquísimas a la plancha, sus ensaladas, carnes y pescados ¡¡uffff!! Buen servicio, sitio agradable al aire libre y agradables salones.
También por su bello emplazamiento el restaurante Mirador de Toró  (http://www.llanes.com/establecimiento/restaurante-mirador-toró) con una increíble vista desde su comedor exterior hacia la Playa de Toró en Llanes. También merece la pena a pie de playa el restaurante Riomar (http://www.restauranteriomarllanes.com/). Buena comida a precio razonable.

Y por último un clásico de la zona El Cabañón en Naves de Llanes, (www.llanesnet.com/elcabañon/ ) con su parrilla a punto para las carnes. Decoración tradicional de un lagar, buen ambiente y buen servicio. ¿qué más se puede pedir?

Otro punto maravilloso es la temperatura. Mientras en el interior de la península el agua de las fuentes "está a punto de ponerse a hervir" en el norte hay que llevar una chaquetita al atardeceder.

El paseo de San Pedro en Llanes permite contemplar el océano inmenso a lo largo de sus aproximadamente dos kilómetros. La brisa marina acaricia tu piel y tus sentidos haciéndote sentir libre como una gaviota. Recomendable al atardecer por el espectáculo que muestra el sol cuando se esconde  en el horizonte. Y para completar este periplo quiero rematar este post con la rica receta del salteado de pulpo con langostinos. ¡espero que lo disfruteis!

PULPO SALTEADO CON LANGOSTINOS CON SALSA DE SOJA

Para cuatro personas:
  • medio kilo de pulpo cocido y limpio
  • cuarto de langostinos
  • media cebolla
  • 2 cucharadas de harina
  • 4 cucharadas de salsa de soja
  • 4 cucharadas de vino blanco
  • 2 cucharadas de salsa de tomate
  • ajo molido
  • semillas de sésamo (opcional)

Saltead los langostinos pelados en una sartén con un poco de aceite, sal y polvo de ajo. Cuando veas que dejan de estar crudos, retira y reserva.
En una sartén con aceite pon a dorar la media cebolla muy picadita.
Cuando este bien hecha añade el pulpo troceado y los langostinos.
A continuación dos cucharadas de harina, rehoga bien para que la harina no quede cruda y rápidamente añade la dos cucharadas de salsa de tomate, remueve y vierte el vino y la soja. 
Saltea un par de minutos y viete en una fuente. Decora con semillas de sésamo. Sirve rápidamente para que  no se enfríe.
¡un auténtico bocado marinero, muuuy jugoso!
Si te gustan mis posts puedes hacerte seguidor en la columna de la derecha. ¡¡gracias!!