TRANSLATOR/TRADUCTOR

lunes, 27 de febrero de 2012

Adorna tus platos para hacerlos más apetecibles

A veces las prisas diarias nos obligan a “arrojar” la comida sobre los platos como si estuviéramos repartiendo el rancho en el ejército. Todos lo hacemos ¿verdad?. Lejos de hacer sofisticadas preparaciones como en los cruceros o los restaurantes cinco tenedores, cuidar un poquito la presentación de un plato no nos llevará mucho más tiempo y si ayudará a hacerlos más atractivos.

Por ejemplo, a la hora de hacer un estofado no es lo mismo meter el cucharón en la olla y volcarlo en un plato hondo que poner la carne en un plato plano y adornarla con las verduritas que previamente habremos “acanalado”. ¿qué significa esto? Es la forma que podemos dar por ejemplo a una zanahoria con un utensilio que se llama acanalador. Lo podemos encontrar en cualquier tienda especializada de cocina o en grandes superficies. Se trata de hacer unos surcos a lo largo de las zanahorias para que cuando cortemos éstas en rodajitas, nos queden con un bonito dibujo que adornará nuestro plato. Después salsear con el jugo bien ligado y  ¡a disfrutar!




Si freímos patatas para acompañar al estofado podemos emplear un sacabocados de forma que los trocitos resultantes tendrán apariencia esférica y no cuadrada lo que dará una vistosidad diferente a nuestro plato, y seguramente a los niños les encantará “perseguir” las bolitas para comérselas.

Otra idea para que los aburridos platos de puré queden más sugerentes es hacerles un dibujo con un poco de nata y la punta de un cuchillo. Sólo hay que echarle imaginación y un poquito de habilidad. Podemos hacer estrellas, corazones, flores o caras divertidas.





Además de esta forma enriquecemos el puré, suavizamos el sabor y le proporcionamos una textura de crema muy agradable al paladar. Seguro que tendrá éxito entre los más pequeños.
Bon appetit!

lunes, 20 de febrero de 2012

Tiramisú, postre rico, rico de origen italiano.



Éste es un postre de origen italiano de la zona del Véneto. Parece que surgió en los burdeles a modo de tentempié para dar fuerza a los clientes.


Es un postre suave al paladar pero contundente a la hora de digerir. La receta original no llevaba queso pero a mi me parece que queda más rico con esa fórmula.

Los ingredientes que necesitáis son:

  • Bizcocho de plancha o en su defecto bizcochitos duros o soletillas
  • Licor (opcional) como amaretto, triple seco, o vino dulce.
  • Café solo
  • 100 grs de yemas
  • 100 grs de azúcar glass
  • Vainilla en polvo
  • Queso mascarpone (también vale cualquier otro queso fresco que no tenga mucho sabor aunque el mascarpone es el ideal)
  • Gelatina
  • 90 grs de claras
  • 25 grs de azúcar
  • 150 grs de nata
  • Cacao en polvo

Lo hago de la siguiente manera.

Bato los 100 grs de yemas con los 100 grs de azúcar glass y vainilla hasta que se forma espuma.

Añado el queso
Diluyo en los 25 grs de licor la gelatina
Añado a la mezcla anterior.
Monto las claras a punto de nieve con 25 grs de azúcar
Monto los 150 grs de nata con su azúcar y junto todo.
Ahora ya tenemos la mezcla a punto. Sólo falta ir montando el pastel. Primero una capa de bizcocho, riego con el café hasta que se empape bien y dispongo una capa de la mezcla que tengo reservada.
Repito la operación alternando las capas y acabo con una de la mezcla. Espolvoreo con el cacao y a la nevera por los menos 4 ó 5 horas para que tome consistencia.
¡Y a saborear!

miércoles, 15 de febrero de 2012

Minihamburguesas con cebollita confitada y rúcula


Algo que gusta a grandes y pequeños aunque en esta ocasión la cebollita y la rúcula sólo gustarán a los adultos, pero las variaciones son infinitas.
La gracia está en hacer tus propios panecillos a la medida que tú quieras. Con las cantidades que pongo aquí salen unas 25-30 minihamburguesas.
Para el pan se necesita:
harina de media fuerza 500 grs
agua 1,5 dl
leche 1,5 dl
sal 10 grs
masa madre 50 grs
levadura prensada 30 grs
azúcar 10 grs
mantequilla fundida 10 grs
Hay que mezclar todos los ingredientes y dejar reposar la masa 10 minutos. Bolearla. Dejar reposar otros 10 minutos. Dar forma y fermentar las piezas 30 minutos. Añadir semillas de sésamo en la superficie. Meter al horno a 200ºC con vapor o con un recipiente con agua durante 15 minutos.
La cebollita confitada se hace muy fácil: sólo hay que cortarla fina y ponerla con aceite o mantequilla durante 30-40 minutos a fuego muy muy bajo sin que llegue a dorarse.
En cuanto a la hamburguesa: yo las hago añadiéndo a la carne cebolla cruda muy muy fina o en minidaditos, un toque de canela, un toque de curry, algo de finas hierbas y sal. Las aso en la plancha bien caliente y...
Monta tu hamburguesa con una rodajita de tomate, unas hojas de rúcula y la cebollita confitada y...
¡a disfrutar!