TRANSLATOR/TRADUCTOR

domingo, 22 de julio de 2012

Horchata de chufa ¡siiiiiii!



En mis recuerdos de infancia, además de las playas de Levante figuran esos atardeceres por los caminos llenos de juncos y luciérnagas, antes de que la explotación inmobiliaria arruinara, para mi gusto, la paz del litoral. Por las tardes paseábamos hasta el pueblo en busca de una rica horchata.

Las características del suelo de la zona de Valencia son idóneas para el cultivo de este tubérculo. Astringente, carminativa y diurética. Según el consejo regulador de la denominación de origen de la chufa de Valencia, la horchata tiene propiedades similares al aceite de oliva, por lo que contribuye a disminuir el colesterol y triglicéridos. Además una importante ventaja para los diabéticos obesos ya que no contiene ni lactosa ni fructosa y si no se le añade sacarosa extra es una bebida que puede ser consumida por estas personas.
Su cultivo se remonta al Antiguo Egipto. Fueron los árabes en su conquista de la Península Ibérica quienes la trajeron hasta aquí.

Y como siempre, nada mejor para finalizar esta introducción sobre el tema que nos ocupa, que acabar con la receta para que podáis elaborar vuestra propia horchata en casa. Increíblemente fácil y de resultado espectacular. Bien merece la pena invertir un poquito de tiempo en elaborarla.

Ingredientes para 4 personas.

  • Necesitáis un robot de cocina que triture bien.
  • 200 grs de chufas ( las encontráis en tiendas de frutos secos o incluso en grandes superficies)
  • 150 grs de azúcar
  • 600 grs de agua muy, muy fría


Tan sólo hay que verter en el vaso todos los ingredientes y triturar. Después añadir agua al gusto y colar por un colador muy fino. Hay que consumirla cuanto antes, pues de un dia a otro se estropea.
Para acompañar son ideales los fartons, esos bollitos típicos de Valencia, alargados, blandos, con aspecto de salchichas con azúcar.  Se toman templaditos mojándolos en la horchata bien fría. ¡mmmm! ¡rico, rico!!