TRANSLATOR/TRADUCTOR

jueves, 26 de noviembre de 2009

Norte de España; siempre verde


En días pasados hemos podido contemplar gigantescas olas en el norte de España. Un espectáculo que nadie debería perderse. La naturaleza nos muestra así apenas un atisbo de su poder y nos recuerda nuestra propia debilidad y la arrogancia de nuestros actos.
Por fin las lluvias hacen acto de presencia en mi ciudad. Aunque en el norte sufran los temporales, al menos gozan de un paisaje inigualable. Una bella competición entre el litoral azul y el interior, cubierto por un manto verde donde quiera que mires. Ocurre sobre todo en Asturias y Lugo. En Cantabria, por desgracia, la especulación y la gente sin escrúpulos han mermado terreno a la belleza. Veo construcciones a veces invadiendo las playas, otras en lo alto de acantilados y no puedo evitar llenarme de rabia. La estupidez y la ambición no tienen límites. No obstante trataremos de seguir disfrutando de lo que aún no han destrozado. Todavía quedan bellos rincones, como los de las fotos, donde dar recreo a los sentidos.