TRANSLATOR/TRADUCTOR

sábado, 1 de febrero de 2014

Lomos de merluza con almejas


Siempre conviene tener a mano una serie de platos de los que puedes preparar de un dia para otro y que no sólo no pierdan sino que ganen en sabor. Sucede esto fundamentalmente con los asados pero también con algunas elaboraciones en las que se utiliza un elemento líquido que baña el producto.  Es el caso del plato que os presento hoy. Un pescado en salsa, bien puede ser merluza como en esta receta, pero podemos aplicarlo a otros tipos de pescado más económicos, como palometa  o perca.
Con unas cuantas almejitas le daremos el sabor inconfundible a mar que proporcionan estos moluscos.


Beneficios de la merluza
Es un pescado blanco con un bajo contenido en grasas y pocas calorías, por lo que es adecuado en las dietas para bajar de peso ( eso si, mejor a la plancha o al horno, las salsas siempre son una tentación que nos incita a mojar pan ¿verdad?)

Es rica en proteínas, vitaminas y minerales.

Necesitas para cuatro personas:
  • Un lomo de merluza o cuatro porciones de merluza congelada.
  • Medio kilo de almejas
  • Una cebolla
  • Un tomate
  • Perejil
  • Una hoja de laurel
  • Ajo
  • Sal
  • Aceite de oliva
  • Azafrán
Corta la cebolla en brunoise (cuadraditos pequeños) y ponla a pochar junto con el ajo también muy picadito a fuego medio.  Cuando esté transparente añade un tomate pelado y cortado de la misma manera que la cebolla.  Deja que se haga durante unos minutos. Salpimenta.

Echa el agua de azafrán (debes preparar un vaso de agua caliente con azafrán para que suelte el color y el aroma, durante 5 minutos, después cuélalo mientras echas el agua a la olla) y deja dar un hervor. Pon además una hoja de laurel. Rectifica la sal. Salpimenta la merluza y ponla a cocer en la olla. Cuando le falten unos minutos para estar hecha, añádele las almejas y deja que se cueza unos 10 minutos más.

Te quedará una salsa espectacularmente buena y muy sana.

¡a disfrutar!

Truco
Si te gusta la salsa más espesa, antes de añadirle el agua de azafrán echa una o dos cucharadas de harina y tuéstala. Después añade rápidamente el agua y remueve hasta conseguir ligarla y que quede suave y sin grumos.

¡Anímate y hazte seguidor del blog! sólo tienes que hacer clic en "participar en este sitio" en la columna de la derecha. ¡gracias!