TRANSLATOR/TRADUCTOR

miércoles, 11 de julio de 2012

Sandía: lo más fresquito para el verano.






Una de las frutas  más refrescantes para el verano es la sandía. Es verdad que no es demasiado vitamínica pero sí que tiene un aporte importante de agua, lo que es beneficioso para nuestro organismo.


No obstante, conviene tomarla entre horas y no al final de las comidas ya que este alto contenido en agua puede interferir en el proceso digestivo dificultándolo y haciéndonos sentir “hinchados”.
Se considera originaria de los países de África tropical y su cultivo se remonta hace siglos a la ribera del Nilo, desde donde se extendió por todo el Mediterráneo.
Fueron los europeos los que la llevaron a América y de ahí se popularizó en todo el Mundo. Los principales productores son: Turquía, Grecia, Italia, España, China y Japón.


Hay muchas variedades, más de 50, pero últimamente se está poniendo de moda la denominada “fashion” por su ventaja de no contener semillas.

En cuanto a aplicaciones culinarias su uso se reduce prácticamente al postre. Podemos darle un toque más elegante y festivo haciendo un sorbete de sandía. 
Para ello: añadimos un poquito de alcohol (el cointreau le va bien) y azúcar, y después triturar, colar y con una hojita de hierbabuena y una pajita,  podemos amenizar nuestra tarde-noche en las reuniones con los amigos o la familia.


También la presentación hace mucho, así que a la hora del postre podemos cortarla en perfectos cuadrados y alternarlo en una brocheta con melón y piña. Espolvorearlas con azúcar y canela y darle un toque breve en la plancha muy caliente con unos pedacitos de mantequilla.
¡Deliciosa!