TRANSLATOR/TRADUCTOR

sábado, 31 de mayo de 2014

Asturias, sus fiestas y su fabada.

A partir de hoy y hasta el dia 8 incluído, la bonita y amable ciudad de Oviedo se presenta como un lugar más que apetecible para visitar. A los muchos atractivos que tiene la ciudad hay que unir estos días la celebración de varios eventos gastronómicos de importancia: Las jornadas del menú de la Ascensión y el IX Campeonato de pinchos. Podéis encontrar más información en : http://www.turismoviedo.es/

 

Animo a todos aquellos que puedan a escaparse a tierras asturianas y a que después nos cuenten aquí su experiencia. Y para que no os vayáis de vacío os dejo la receta de la rica fabada asturiana.





La variedad de fabes que se utiliza en la fabada pertenece a la que se conoce como "de la Granja" suave y mantecosa, muy apropiada para este plato. Es un plato de preparación lenta si se cocina de la manera tradicional. Hoy en día también se pueden hacer en la olla rápida pero el resultado de cocinarlas durante dos o tres horas a fuego lento se deja notar y mucho.

Necesitas: (Para cuatro personas)

  • 1 kg de fabes
  • 3 morcillas
  • 3 chorizos
  • 400 grs de lacón
  • 200 grs de tocino
  • oreja o rabo de cerdo
  • sal
Elaboración
Pon las fabes en remojo en agua fría la noche anterior y el lacón en agua templada.
En una olla pon el lacón, el tocino y la oreja o rabo y encima las fabes y la sal. Cúbrelo con agua fría y ponlo a fuego vivo. Espuma cuando rompan a hervir.
En ese momento baja el fuego y deja cocer lentamente con la olla semitapada. De vez en cuando mientras hierven, añade un chorrito de agua fria ("espantar las fabes") para que se cuezan más despacio. Mueve la olla de vez en cuando para evitar que se agarren al fondo. Cuando estén hechas, rectifica la sal. Esta es la fabada clásica pero las fabes admiten muchos otros acompañamientos igual de buenos como pueden ser almejas, liebre, perdiz, etc...
¡a disfrutar !


domingo, 25 de mayo de 2014

Lenguados rellenos



Con este tiempo que no se sabe si va o viene, con el que lo mismo te apetece un caldo que un gazpacho, me he inclinado por hacer un plato neutro para cualquier temperatura.
El lenguado es un pescado blanco de carne prieta por lo general, aunque su consistencia es diferente según la variedad, pero todas igualmente exquisitas.
Si podéis, comprad un lenguado grande y pedid que os extraigan los filetes. Es delicioso. Si la economía no está para alegrías, entonces os podéis decantar por los congelados. Eso si, a la hora de descongelarlos hacedlo un día antes en la parte que menos enfríe de vuestra nevera y sumergidos en leche. También se pueden descongelar unas horas antes a temperatura ambiente de la misma manera.

Ingredientes
  • 4 filetes de lenguado
  • 100 gramos de gambas
  • 100 gramos de champiñones
  • 1 diente de ajo
  • aceite
  • sal
  • harina de maíz
  • orégano
  • queso en lonchas para derretir


Para el relleno yo he optado por unas setas con gambas. Creo que le va muy bien.
Saltead el champiñón bien picadito con un diente de ajo. Cuando esté hecho añadid las gambas también muy troceaditas. Enseguida una cucharada de harina y un chorrito de leche para formar la pasta del relleno, y sal.

Poned una cucharada o dos del relleno encima del filete y enrrolladlo sobre sí mismo. Si veis que se os abre podéis cerrarlo con un palillo, pero a la hora de servir no os olvidéis de quitarlo. Todo lo que salga en el plato a la mesa debe ser comestible.

Cubrid cada rollito con una lonchita de queso que derrita bien y espolvoread con orégano.

Disponed los rollitos en una bandeja y horneadlos durante 15 min. A 180 grados.


El jugo que queda en la bandeja una vez cocinados podéis ligarlo con una cucharada de harina de maíz para que quede más consistente. ¡Y a emplatar, servir y disfrutar!

viernes, 16 de mayo de 2014

Alimentos de quinta gama

¿Qué entendemos por este concepto?
En el mundo de la gastronomía cuando hablamos de quinta gama estamos hablando de alimentos que normalmente requieren una regeneración para llevarlos a la mesa que no es otra cosa que un calentamiento previo mediante horno, microondas o baño maría sin necesidad de tener que volver a cocinar.

Contamos con cinco gamas.
  • Primera gama, alimentos frescos
  • Segunda gama, conservas
  • Tercera gama, congelados
  • Cuarta gama, frutas, verduras pelada, troceadas y envasadas que están listas para el consumo sin más manipulación. Ya vienen lavadas.
  • La quinta gama es un paso más en la línea de la conservación y cocinado de alimentos.


Todos hemos preparado una pizza al horno o una pasta precocinada pero cada vez los platos se van sofisticando más y de hecho ya hay restaurantes que trabajan exclusivamente con este tipo de productos. La pérdida es prácticamente nula, se regenera a demanda, lo cual es una auténtica ventaja para cualquier negocio.

Tenemos carnes, foies, pescados, verduras,  listos para abrir el envase y personalizarlos con una salsa de facturación propia. El alimento mantiene todos sus nutrientes, están pasteurizados o esterilizados para alargar su fecha  de caducidad y no requieren de ningún conservante.

La fabricación de estos alimentos requiere eso si de una nueva maquinaria  y envases para adaptarse a estas tendencias, tales como máquinas de vacío, roner etc…


En muchos países principalmente anglosajones llevan tiempo utilizando estos alimentos. En España aunque los profesionales de la cocina hace años que los conocen es ahora cuando están teniendo una gran expansión a nivel más popular.

domingo, 11 de mayo de 2014

El róbalo o pez mantequilla, una delicia culinaria.


En el Perú se conoce como róbalo, pero en otros países a este pescado se le llama lubina. Es un depredador infatigable, que no duda en remontar el curso bajo de algunos ríos si encuentra una nueva fuente de alimentación.
En tiempos de los romanos era muy apreciado y lograron criarlo en granjas marinas.
En el norte de España, donde abunda la lubina cercana a la costa, se aprecia mucho. Es un pescado de unos 10 centímetros de largo. Algunas especies pueden llegar a medir un metro de largo y pesar hasta 12 kilogramos, aunque lo normal es que ronden el medio kilo.
Junto con el bacalao y la merluza es uno de los pescados blancos más magros que podemos encontrar, ya que apenas contiene grasa.  Si tiene en cambio un elevado contenido en proteínas, vitaminas y minerales.

Cuando hay buen género creo que no hace falta enmascarlo con salsas que distorsionen su sabor. En este caso me he limitado a cocinarlo a la plancha con unas gotas de aceite y cuando está en su punto añadirle un  refrito de ajos y perejil con un chorrito de vinagre.
¡Exquisito!
Creo que es muy sencillo de hacer pero si no te sientes capaz y para premiar tu fidelidad de seguidor de este blog he decido regalar 3 bonos “yo te cocino” para las primeras tres personas que contesten a este post. Si te gustan los platos que has visto puedo recrearlos para ti y los tuyos en tu cocina.
Si tienes que hacer comida o cena para tus amigos pero no quieres estar en los fogones, no te preocupes. Yo cocinaré por ti. Eso si date prisa porque la oferta será sólo para los tres primeros (Aunque después también podrás pero ya no será gratis)
Anímate y acógete a esta estupenda oferta. Tan sólo tienes que enviar un mail a:

isabad94@gmail.com  y ¡suerte para los tres primeros!