TRANSLATOR/TRADUCTOR

domingo, 26 de agosto de 2012

Miel, néctar divino



La miel es una sustancia elaborada por las abejas a partir del néctar de las flores en las que liban. Su origen se remonta a 8000 años antes de Cristo. Han aparecido pinturas rupestres en las se representa un recolector de miel en un panal de un árbol.

Descongestiona bronquios y pulmones y suaviza la garganta. Es rica en potasio por lo que se utiliza desde la antigüedad como conservante de alimentos y de platos cocinados, a los que enriquece con su sabor.

La miel actúa como un eficaz desinfectante y cicatrizante de heridas.
Contiene sales minerales de fácil asimilación ricas en: potasio, calcio, hierro, fósforo, magnesio, manganeso y cobre.
Las vitaminas presentes en la miel se conservan durante largo tiempo. Destacan la vitamina A, C, D, E, K, y el grupo B.

El color que vemos más oscuro o más claro depende de su procedencia. Cuanto más oscura sea más rica es en minerales y vitaminas B y C. Cuanto más clara más contenido en vitamina A por lo que atendiendo a las carencias de cada uno, sería conveniente utilizar la miel más adecuada.

En cocina la miel tiene diversas aplicaciones. Las más inmediatas que todos hemos alguna vez como acompañamiento de tostadas o para endulzar los tés. Sin embargo os propongo que la utilizéis para confeccionar una salsa que va estupendamente con cualquier tipo de carne a la plancha.

Por ejemplo un solomillo de cerdo o de ternera cocinado a  la plancha y regado con esta salsa pueden convertir la elaboración en un plato estrella.
Tan sólo necesitamos un fondo oscuro (un caldo resultante de cocer huesos y verduras tostadas) con unas cucharadas de miel y dejar reducir al fuego lento hasta que nos quede una salsa consistente. Este tipo de salsas le van muy bien a las carnes de cordero.
En los asados de cordero cuando ya está a punto de terminar la cocción, le añado por encima un poco de esta salsa junto con un poco de tomillo y le da un toque muy fresco y diferente al asado. Lo hace mucho más fácil de digerir.
Con quesos y requesones combina perfectamente y además también para elaborar salsas para ensaladas, pero ésta os la contaré otro dia.

¡saludos!