TRANSLATOR/TRADUCTOR

sábado, 30 de noviembre de 2013

Crema tricolor para paliar el frio invierno


Con estas temperaturas heladoras nuestros estómagos agradecen platos calientes. Este que os propongo hoy vale para todo tipo de comensal, mayores, pequeños, los que se aburren comiendo, los más exigentes incluso para aquellos a los que nada les gusta. 
Es una crema tricolor. Lo podéis hacer de los ingredientes que más os apetezcan siempre que respeten el colorido. Yo lo hago de guisantes, zanahoria o calabaza y patata o calabacín. Cualquiera de ellos combina perfectamente. El único punto a tener en cuenta es la textura o espesor de cada uno que debe ser similar para lograr el efecto.
Guisantes: rehogo en mantequilla fuego lento un puerro cortado en brunoise, (es ésta una palabra para definir un tipo de corte a cuchillo en daditos regulares de entre 1 y 3 mm. Primero debéis cortar el puerro longitudinalmente, en juliana y después  de forma transversal). Añado una patata y  agua hasta cubrir y sal .Dejo hervir hasta que está tierna. Entonces añado los guisantes. Cuando están blanditos escurro y trituro. Si está muy espeso añado un poco de leche caliente.
Repito la misma operación con la crema de zanahorias y la crema de calabacín.
Si lográis la misma textura la única dificultad después estriba en que hay que echar las tres cremas a la vez en el plato. Pedid ayuda a vuestros hijos, les divertirá y a la de tres echad despacito los purés. Si no están por la labor de ayudaros, el truco es echar cada crema en una jarrita de forma que podáis manejar las tres a la vez cogiéndolas de las asas.

Ya sólo queda adornar con un chorrito de caramelo líquido , otro de nata y unos picatostes y ¡a disfrutar!