TRANSLATOR/TRADUCTOR

sábado, 30 de noviembre de 2013

Crema tricolor para paliar el frio invierno


Con estas temperaturas heladoras nuestros estómagos agradecen platos calientes. Este que os propongo hoy vale para todo tipo de comensal, mayores, pequeños, los que se aburren comiendo, los más exigentes incluso para aquellos a los que nada les gusta. 
Es una crema tricolor. Lo podéis hacer de los ingredientes que más os apetezcan siempre que respeten el colorido. Yo lo hago de guisantes, zanahoria o calabaza y patata o calabacín. Cualquiera de ellos combina perfectamente. El único punto a tener en cuenta es la textura o espesor de cada uno que debe ser similar para lograr el efecto.
Guisantes: rehogo en mantequilla fuego lento un puerro cortado en brunoise, (es ésta una palabra para definir un tipo de corte a cuchillo en daditos regulares de entre 1 y 3 mm. Primero debéis cortar el puerro longitudinalmente, en juliana y después  de forma transversal). Añado una patata y  agua hasta cubrir y sal .Dejo hervir hasta que está tierna. Entonces añado los guisantes. Cuando están blanditos escurro y trituro. Si está muy espeso añado un poco de leche caliente.
Repito la misma operación con la crema de zanahorias y la crema de calabacín.
Si lográis la misma textura la única dificultad después estriba en que hay que echar las tres cremas a la vez en el plato. Pedid ayuda a vuestros hijos, les divertirá y a la de tres echad despacito los purés. Si no están por la labor de ayudaros, el truco es echar cada crema en una jarrita de forma que podáis manejar las tres a la vez cogiéndolas de las asas.

Ya sólo queda adornar con un chorrito de caramelo líquido , otro de nata y unos picatostes y ¡a disfrutar!

sábado, 23 de noviembre de 2013

Cordero en hojaldre

La carne de cordero es una de las que alberga mayor porcentaje de grasa  aunque la buena noticia es que la mayor parte está alrededor de las vísceras y debajo de la piel, por lo que se puede retirar fácilmente y disfrutar de esta deliciosa carne. Contiene vitaminas del grupo B y es buena fuente de hierro.

Aunque tenemos cordero todo el año, es en primavera cuando podemos disfrutar de esta carne en su mejor momento. Es así porque las ovejas que amamantan a los corderos se alimentan de pastos frescos.

Según las edades tenemos 3 tipos de cordero:
Lechal: animales de menos de un mes y medio de edad
Ternasco: menos de 4 meses
Pascual: entre cuatro meses y un año

De gran tradición e incomparable sabor son los asados en tierras de Castilla. Horneados con sarmientos o buenas maderas en hornos de barro, en su propio jugo, crujientes por fuera tiernos por dentro, es uno de los manjares de la gastronomía ibérica.

En España disponemos de buen cordero con 3 denominaciones de origen y un IGP (Indicación geográfica protegida)
IGP de carne de cordero. Navarra
DO cordero manchego
DO lechazo de castilla y León
DO ternasco de Aragón

Es muy utilizado en los países del norte de Africa y Oriente Medio, y en general de los países musulmanes. En Marruecos lo cocinan de diferentes formas, en tajine (aromatizado con ras-el-hanout, conjunto de especias típicas), a la brasa (Mechoui) o con cous-cous.

Pero hoy vamos a tomarlo de una manera diferente pero no por ello menos sabrosa.
Utilizaremos el cordero salteado con boletus y setas de cardo en pastel de hojaldre.

Necesitas:
  • Una pierna de cordero deshuesada, limpia y cortada en pequeños trocitos.
  • Una cebolla
  • Boletus edulis deshidratados 50 grs
  • Setas de cardo 250 grs.
  • Dos láminas de hojaldre


Elaboración:

En una olla con aceite pon la cebolla troceada en brunoise para que se dore bien.  Cuando esté doradita añade la carne de cordero. Dórala y déjala cocinar hasta que esté blandita (se puede añadir un chorrito de coñac una vez que esté hecha). Cuando esté prácticamente en su punto agrégale los boletus edulis que previamente habrás hidratado durante 15 minutos en agua caliente. Añade también el resto de setas en trocitos pequeños. Rehoga todo.  Salpimentamos.
Espolvorea una cucharada sopera de harina. Rehoga y añade 100ml del agua donde hayas rehidratado los boletus.

Cocina 5 minutos. Retira, deja enfriar y reserva.

En una placa de horno extiende la masa de hojaldre y sobre ella la preparación de cordero. Tapa con otra plancha de hojaldre y cierra los bordes como harías con una empanada. Pinta con huevo y mete al horno 12 minutos a 200 grados. Y ya está. ¡¡Sólo queda disfrutar!!.

¡Anímate y hazte seguidor del blog! sólo tienes que hacer clic en "participar en este sitio" en la columna de la derecha. ¡gracias!


sábado, 16 de noviembre de 2013

Milhojas de bacalao y manzana


Siempre digo que el bacalao me parece uno de los pescados más versátiles y útiles que podemos tener en nuestra cocina. Os invito a que lo comprobéis en las recetas que he publicado hasta ahora http://bit.ly/1d1AUtM  http://bit.ly/1ifIbWU


Hoy os traigo una sencilla y resultona preparación.

Necesitas:
  • 1 manzana tipo Golden
  • bacalao desalado
  • una patata
  • ajos
  • aceite
  • mantequilla
  • eneldo
  • tomillo



Confita el bacalao en aceite de oliva junto con unos ajos enteros. Es decir debes cocinarlos a fuego muy muy lento sin que se llegue a freir sino más bien “cocer” en el aceite.

Cuando lo tengas resérvalo y procede a cocinar las patatas que habrás cortado previamente en rodajas muy finas.  Ahora debes subir el fuego para que las patatas queden un poco mas enteras.

Cuando las tengas, reserva.
Procede de la misma manera con la manzana. Descorazónala, pélala y partela en finas rodajas que pásalas por la sartén previamente untada de mantequilla

Cuando tengas todos los elementos procede a  montar las milhojas.
Comienza con una base de patata y después el bacalao en láminas. Una de manzana y repite la combinación. Espolvorea con eneldo y tomillo.

Riega con unas gotas del aceite de confitar y sirve inmediatamente. Si se te ha enfriado la preparación puedes calentarla en el horno antes de servir.

¿te ha gustado? No dejes de hacer esta receta, te aseguro que no te arrepentirás

¡Anímate y hazte seguidor del blog! sólo tienes que hacer clic en "participar en este sitio" en la columna de la derecha. ¡gracias!


sábado, 9 de noviembre de 2013

Patatas revolconas



Un plato típico de la zona de Ávila, Salamanca y norte de Cáceres. Contundente, para días de mucho frío.  Su sabor de pimentón me recuerda el aroma y el sabor de aquellos pueblos serranos cercanos a la Vera donde corren ríos de agua cristalina y las casitas blancas unas y de colores otras despiden ese aroma a leña, a hogar, a queso recién hecho, a matanza secándose en el desván.
Son olores y recuerdos de mi niñez en pueblos como Guisando, el Hornillo, el Arenal o Arenas de San Pedro.

En la provincia de Madrid también he tomado estas patatas en los pueblos de la sierra.
Son fáciles de hacer y resulta un plato muy económico, que dados los tiempos que corren son los que más vamos a poder utilizar.

Necesitas para seis personas:
  • 150 grs de panceta
  • 1kg de patatas
  • 2 dientes de ajo
  • 1 hoja de laurel
  • 1 cucharada de  pimentón dulce
  • aceite
  • sal
Pela las patatas, lávalas y trocéalas. Ponlas a cocer en agua con sal y la hoja de laurel. Pasados 40 minutos, retira y escurre.

Fríe los dos dientes de ajos bien picaditos retira del fuego añade el pimentón y mezcla bien.

Añade agua y viértelo sobre las patatas y deshazlas con un tenedor. Las patatas no deben quedar secas sino como una especie de puré con trozos de patata.


Corta la panceta en lardones y friélos en su propia grasa. Cuando estén bien frititos ponlos por encima de las patatas.

La patata como sabes, es un tubérculo originario de Suramérica, traído a la península por los conquistadores españoles más como una curiosidad botánica que como alimento. Pasarían varios siglos antes de que la patata se introdujese como parte fundamental de nuestras dietas. Hay cientos de variedades aunque sólo unas decenas son utilizadas para la cocina.
Es rica en fibra y almidón. Además contienen abundante potasio y son diuréticas. Su único "inconveniente" es que también son ricas en hidratos de carbono lo que puede resultar un problema para las personas obesas. Sin embargo y desde mi modesta opinión creo que hay que comer de todo en las cantidades adecuadas y eso ayuda a mantener el peso adecuado. De nada vale que nos privemos de ciertos alimentos, el cuerpo aprovecha de manera exagerada lo que le damos y propiciamos engordar más.  Así que ya sabes, come sano, come de todo y en pequeñas cantidades y disfruta de comer ¡que es un placer! Buen fin de semana.

¡Anímate y hazte seguidor del blog! sólo tienes que hacer clic en "participar en este sitio" en la columna de la derecha. ¡gracias!

sábado, 2 de noviembre de 2013

Pollo al azafrán


En general la carne de pollo es muy saludable y recomendable para todas las edades por su fácil digestibilidad. Tiene poca grasa exceptuando la piel. La parte magra es baja en colesterol.
La diferencia entre  un pollo de granja intensiva de crianza y un pollo de corral estriba además de en el precio, el de granja es algo más caro, en la terneza de la carne.
Esto se debe a que los pollos industriales tienen la movilidad restringida y la alimentación es artificial. Al estar hacinados hay más facilidad a la hora de desarrollar enfermedades infecciosas por lo que en muchas granjas se les administran antibióticos de forma habitual. . Su alimentación es artificial. Todo esto influye en la composición de su carne.

El de corral al criarse en un estado de semilibertad y comer grano tiene menos probabilidades de enfermedades por lo que normalmente sólo se les medica en caso necesario.
Para evitar cualquier problema es recomendable cocinar el pollo lo antes posible cuando lo compremos. No lo comas crudo o poco hecho ni lo mantengas en la nevera más de dos días. Si no lo vas a utilizar es preferible congelarlo. Es un producto que aguanta muy bien el proceso de congelación y de esta manera te evitarás problemas.

Para la receta de hoy necesitas:
  • 1 pollo de granja
  • 1 cebolla
  • 3 ajos
  • pimienta
  • laurel en polvo
  • comino en polvo
  • sal
  • 500 ml de agua o de caldo de ave
  • 250  ml de vino oloroso seco
  • azafrán en rama 
  • una manzana
  • 6 ciruelas sin hueso.

Corta la cebolla en mirepoix (daditos de un 1 cm aproximadamente) y ponla en la base de la bandeja donde vayas a asar el pollo. También los ajos sin pelar, sólo con un corte transversal.
Salpimenta el pollo. Rellénalo con la manzana en trozos y las ciruelas.
Ponlo en la bandeja. Añade el laurel y el comino.
 Pon en el agua caliente unas hebras de azafrán y espera a que suelte bien el color. Filtra el agua con un colador y añádelo al pollo junto con el vino blanco.

Mételo al horno y cocínalo durante hora y cuarto a 220º C. Ve dándole vueltas de vez en cuando para que quede bien doradito.
Si has optado por el pollo de corral verás que ha merecido la pena. Y la salsita, mmmmm. Nada comparable a los que te venden en los asadores.
¡que lo disfrutes!
Puedes dejar tus comentarios o sugerencias o dar a “me gusta”. ¡¡gracias!!