TRANSLATOR/TRADUCTOR

miércoles, 22 de agosto de 2012

Cocina con los más peques: gnocchi

¿Se os hace muy cuesta arriba cocinar? Siempre viene bien tener ayuda. A aquellos que tengáis hijos, sobrinos, nietos o cualquier vecinillo que se preste a colaborar podéis embarcarles en la aventura de la cocina. Los niños, como esponjas, aprenderán rápido y se divertirán y vosotros con ellos. Claro, tiene que ser un día sin prisas y echarle paciencia al asunto. Además, es una manera de enseñarles a apreciar lo que comen, ya que si lo hacen ellos mismos valorarán mejor el esfuerzo de cocinar. Seguro que vosotros habéis compartido buenos momentos con los niños, ¿qué platos os gustan preparar con ellos?


Se me ocurre uno que a mi hija le encanta y que me ha ayudado muchas veces a hacer. Es un plato italiano, sencillo, barato y muy rico:  ñoquis.
Para cuatro personas sólo se necesitan:
  • 600 gr de patatas
  • 150 gr de harina
  • Huevo (éste sólo para variedades de patata que sean muy harinosas)
  • sal
  • pimienta al gusto
  • queso parmesano (en la receta original)- cualquier otro que les guste a los jóvenes ayudantes valdrá también.

Hay que cocer las patatas con piel para evitar que absorban demasiada humedad y hacerlo en agua con sal. Después, dejarlas reposar hasta que se templen y se puedan manipular sin quemarse. Peladlas y aplastadlas con un tenedor en un bol.

Añadid la harina poco a poco controlando la consistencia de la masa. A veces no hace falta añadir toda la harina (depende de lo harinosas que sean las patatas). Hay que ir viendo el punto adecuado para manipular la masa sin que se pegue pero tampoco ponerle demasiada harina porque luego quedan muy pesados.

Coged un trozo de masa y haced un cilindro de unos 2 cm de diámetro.
Ya sólo hay que cortar pedacitos de masa y repartir entre los ayudantespara que hagan las bolas alargadas típicas. Se les puede practicar unas hendiduras con un tenedor para ayudar a que la salsa se adhiera a los ñoquis y conserven mejor su forma, pero no es imprescindible.
Después echadlos en agua hirviendo y cuando suban a la superficie dejadlos cocer unos 3 minutos. Sacar-escurrir y aderezar con     mantequilla y queso parmesano y estarán listos para comer.
También se les puede poner salsa de tomate. Seguro que los pequeños estarán encantados. ¡Están buenísimos!