TRANSLATOR/TRADUCTOR

miércoles, 29 de agosto de 2012

Quiero ser italiano

Una agradable película, simpática y con un trasfondo actual muy bien presentado en cuanto al tema del emigrante ilegal.
La historia transcurre en Francia donde a partir de los años 80 la avalancha de emigrantes fue imparable y hoy en dia es un hecho irreversible que da a la sociedad francesa un tono multicultural y multicolor con el que los franceses han aprendido a convivir.
El protagonista Mourad Ben Saoud se hace llamar Dino Fabrizzi porque piensa que así encontrará con mucha más facilidad su integración en un sociedad que mira con recelo a los paises árabes. Sin embargo y tras muchos avatares podrá comprobar que es mucha la gente que le aprecia por ser quien es en realidad y no por lo que quiere aparentar ser.
Buena interpretación del actor Kad Merad que da vida a un personaje tolerante con la religión, amante de su familia y al final orgulloso de sus raíces.

Ensalada de judías verdes con vinagreta de tomate y albahaca


Recuerdo que de pequeña mi madre insistía en ponerme lo que a  mi me parecía un dia si y otro también judías verdes. Yo las odiaba. ¡niña que son muy sanas!
Y tenía mucha razón. Aparte del hecho de que para una dieta equilibrada deberíamos tomar 4 ó 5 raciones de verduras a la semana, es verdad que precisamente las judías verdes son una de las verduras más completas del panorama vegetal. De origen muy antiguo se piensa que su cultivo comenzó en el año 5000 A.C.  Fue uno de los alimentos que trajeron del Nuevo Mundo y que mejor aceptación tuvieron, aunque es verdad que en un principio fue por sus semillas.

Existen más de cien variedades, pero lo que hay que tener en cuenta a la hora de comprar cualquiera de ellas es que la vaina debe estar tersa y brillante, y desechar aquellas que se doblen y no se partan. Metidas en una bolsa de plástico perforada y en la parte menos fría del frigorífico nos aguantan varios días.

Tienen un aporte calórico muy bajo, gran cantidad de fibra, que como ya sabemos es muy buena para el tránsito intestinal, gran cantidad de minerales muy beneficiosos para nuestro organismo, tales como el magnesio, potasio, calcio, fósforo. También vitaminas, C, folatos, beta caroteno, B2 y B6. Todas estas sustancias actúan como antioxidantes, estimulan nuestro sistema inmunológico y contribuyen al buen estado de la vista, la piel, el cabello, las mucosas y los huesos.
Si después de estas razones os siguen sin convencer, creo que con la siguiente receta estaréis de acuerdo conmigo en que merece la pena tomarlas al menos una vez por semana.
Como ya he dicho otras veces la presentación hace estimular el apetito. Creo que en estos días de calor, las podemos tomar templadas o frias de la siguiente manera:
Cocedlas como habitualmente hagáis. Yo para presentarlas en ensalada y que conserven su color y un aspecto terso las cuezo unos 15 minutos para que queden al dente. Pongo agua, sal  y media cebolla. Cuando el agua esté hirviendo echad las judías. Dejad  que cuezan unos 5 minutos y pasadlas por el agua fría.  Coced unas patatas. Confitad cebolla en aceite de girasol en una sarten a temperatura muy baja.  Pelad un tomate y partidlo en daditos para hacer con él una vinagreta con zumo de limón, aceite, cucharada de miel y una hoja picadita de albahaca fresca. Podéis añadir unas aceitunas verdes deshuesadas.
Montad el plato como en la foto o siguiendo alguna idea propia. Aderezad con la vinagreta y servid.
¡salud!

domingo, 26 de agosto de 2012

Miel, néctar divino



La miel es una sustancia elaborada por las abejas a partir del néctar de las flores en las que liban. Su origen se remonta a 8000 años antes de Cristo. Han aparecido pinturas rupestres en las se representa un recolector de miel en un panal de un árbol.

Descongestiona bronquios y pulmones y suaviza la garganta. Es rica en potasio por lo que se utiliza desde la antigüedad como conservante de alimentos y de platos cocinados, a los que enriquece con su sabor.

La miel actúa como un eficaz desinfectante y cicatrizante de heridas.
Contiene sales minerales de fácil asimilación ricas en: potasio, calcio, hierro, fósforo, magnesio, manganeso y cobre.
Las vitaminas presentes en la miel se conservan durante largo tiempo. Destacan la vitamina A, C, D, E, K, y el grupo B.

El color que vemos más oscuro o más claro depende de su procedencia. Cuanto más oscura sea más rica es en minerales y vitaminas B y C. Cuanto más clara más contenido en vitamina A por lo que atendiendo a las carencias de cada uno, sería conveniente utilizar la miel más adecuada.

En cocina la miel tiene diversas aplicaciones. Las más inmediatas que todos hemos alguna vez como acompañamiento de tostadas o para endulzar los tés. Sin embargo os propongo que la utilizéis para confeccionar una salsa que va estupendamente con cualquier tipo de carne a la plancha.

Por ejemplo un solomillo de cerdo o de ternera cocinado a  la plancha y regado con esta salsa pueden convertir la elaboración en un plato estrella.
Tan sólo necesitamos un fondo oscuro (un caldo resultante de cocer huesos y verduras tostadas) con unas cucharadas de miel y dejar reducir al fuego lento hasta que nos quede una salsa consistente. Este tipo de salsas le van muy bien a las carnes de cordero.
En los asados de cordero cuando ya está a punto de terminar la cocción, le añado por encima un poco de esta salsa junto con un poco de tomillo y le da un toque muy fresco y diferente al asado. Lo hace mucho más fácil de digerir.
Con quesos y requesones combina perfectamente y además también para elaborar salsas para ensaladas, pero ésta os la contaré otro dia.

¡saludos!

miércoles, 22 de agosto de 2012

Cocina con los más peques: gnocchi

¿Se os hace muy cuesta arriba cocinar? Siempre viene bien tener ayuda. A aquellos que tengáis hijos, sobrinos, nietos o cualquier vecinillo que se preste a colaborar podéis embarcarles en la aventura de la cocina. Los niños, como esponjas, aprenderán rápido y se divertirán y vosotros con ellos. Claro, tiene que ser un día sin prisas y echarle paciencia al asunto. Además, es una manera de enseñarles a apreciar lo que comen, ya que si lo hacen ellos mismos valorarán mejor el esfuerzo de cocinar. Seguro que vosotros habéis compartido buenos momentos con los niños, ¿qué platos os gustan preparar con ellos?


Se me ocurre uno que a mi hija le encanta y que me ha ayudado muchas veces a hacer. Es un plato italiano, sencillo, barato y muy rico:  ñoquis.
Para cuatro personas sólo se necesitan:
  • 600 gr de patatas
  • 150 gr de harina
  • Huevo (éste sólo para variedades de patata que sean muy harinosas)
  • sal
  • pimienta al gusto
  • queso parmesano (en la receta original)- cualquier otro que les guste a los jóvenes ayudantes valdrá también.

Hay que cocer las patatas con piel para evitar que absorban demasiada humedad y hacerlo en agua con sal. Después, dejarlas reposar hasta que se templen y se puedan manipular sin quemarse. Peladlas y aplastadlas con un tenedor en un bol.

Añadid la harina poco a poco controlando la consistencia de la masa. A veces no hace falta añadir toda la harina (depende de lo harinosas que sean las patatas). Hay que ir viendo el punto adecuado para manipular la masa sin que se pegue pero tampoco ponerle demasiada harina porque luego quedan muy pesados.

Coged un trozo de masa y haced un cilindro de unos 2 cm de diámetro.
Ya sólo hay que cortar pedacitos de masa y repartir entre los ayudantespara que hagan las bolas alargadas típicas. Se les puede practicar unas hendiduras con un tenedor para ayudar a que la salsa se adhiera a los ñoquis y conserven mejor su forma, pero no es imprescindible.
Después echadlos en agua hirviendo y cuando suban a la superficie dejadlos cocer unos 3 minutos. Sacar-escurrir y aderezar con     mantequilla y queso parmesano y estarán listos para comer.
También se les puede poner salsa de tomate. Seguro que los pequeños estarán encantados. ¡Están buenísimos!

domingo, 19 de agosto de 2012

Sorbete de piña


Después de los excesos del fin de semana siempre viene bien una ensaladita. Esto es un clásico. Pero también están esos otros alimentos muy sanos que te “purifican” el organismo. Los llamados diuréticos (espárragos, fresas, piña, etc…). ¿Conocéis las propiedades que tiene la piña?
Contiene vitaminas, minerales, enzimas digestivas, fibra, un poco de todo y todo bueno. Hablo sobre todo de la piña natural.
Yo la compro y cuando alcanza su punto de madurez óptimo la limpio bien limpia y la tomo en el momento o bien la troceo y la congelo.
Luego me hago helados y sorbetes que se pueden tomar tan ricamente esos días  de invierno en los que sube la temperatura hasta limites primaverales.  Basta con triturarla muy bien, añadir un paquetito de nata y volcarla en una bonita copa (si ya sé que esto no es muy diurético pero si  muy rico y eso da felicidad a ti y a los que te rodean ¿no?). Su dulzor natural hace innecesario añadirle nada más… excepto un toque de canela. Esto va un poco en gustos. Si lo queréis más dulce añadid un poco de azúcar.
¡Mmmmm…! ¡delicioso!

También podéis hacer lo mismo con otras frutas. Queda espectacular con fresas congeladas. Eso si, hay que congelarlas sin lavar y después hacerlo en el momento en el que vayáis a utilizarlas. Conviene que estén maduritas. Una vez servida en la copa yo le pongo unas gotitas de leche condensada y un poquito de canela.

jueves, 16 de agosto de 2012

Pájaros de papel

Una película de sentimientos, emociones contenidas, de hambre y de esperanza. Una historia situada en la España de la posguerra donde la amistad y la traición se entremezclan en la búsqueda de la supervivencia.

Jorge del Pino, papel interpretado magistralmente por Imanol Arias, es un músico alma de una compañía que sobrevive a base de esfuerzo y tesón. Su mejor y en realidad único amigo, papel muy bien llevado por Lluis Homar le complementa en su periplo por la vida, tratando de sobrevivir a tragedias pasadas y presentes. Todos en la búsqueda de un lugar donde poder dormir sin el sobresalto de sentirse perseguidos por unos militares en exceso celosos de su papel de guardianes de la ideología nacional. A través de los ojos de un niño, al que la tragedia ha golpeado duramente a temprana edad, vemos la vida de unas gentes que como muchas otras en aquella época trataron de seguir adelante después del horror y bajo el yugo de una dictadura y la sombra negra de la escasez.

miércoles, 15 de agosto de 2012

Sabores del mundo: hummus


Con los calores que abaten estos días la Península Ibérica, no sé a vosotros pero a mi se me quitan hasta las ganas de comer. Por eso siempre pienso  en platos que no sean calientes, que se cocinen fácil y se coman mejor. En países que saben mucho de calor y cómo combatirlo toman platos sencillos, nutritivos y muy ricos. Es el caso del que os tengo preparado para hoy. Muchos lo habréis probado ya o por lo menos oído hablar de él, se trata del hummus. Es típico de los países de Oriente Medio, Palestina, Turquía, Armenia, Chipre y en general en todo el mundo árabe. Cada vez está más extendido en la cocina internacional. Es considerado como mezze, palabra que proviene del iraní mazze, que significa sabor. Es lo que aquí denominaríamos entremeses.
Básicamente se trata de un puré de garbanzos. Podéis comprarlos ya cocidos en conserva, o cocerlos vosotros.
Para cuatro personas necesitáis:
  • 400 grs de garbanzos
  • 4 cucharadas soperas de tahine (pasta de sésamo, lo encontraréis en herbolarios, tiendas árabes o incluso en grandes superficies)
  • medio vaso de zumo de limón
  • 2 dientes de ajo
  • sal
  • comino en polvo
  • una ramita de cilantro o de alcaravea (opcional)
  • aceite de oliva virgen extra para adornar
  • pimentón dulce para adornar


Mezclad los garbanzos en un bol con el diente muy machacado de ajo y el zumo de limón, la crema de sésamo, un vaso de agua y sal. Trituradlo todo muy bien hasta obtener una crema suave. Se puede echar un yogur natural si queréis suavizar el sabor. A mi me gusta presentarlo haciendo un hueco en el centro donde vierto el aceite de oliva y espolvoreo con un poco de pimentón.
Es ideal para tomarlo con pan de pita templadito, pero la verdad es que se deja comer con cualquier otro tipo de pan que os guste o incluso con verduras crudas, como zanahorias, apio o pimiento rojo. Es un placer compartirlo en reuniones donde se puede charlar cómodamente mientras se consume.
Es un plato que llena bastante pero que entra muy bien.
¡a disfrutar!

domingo, 12 de agosto de 2012

Milhojas de bacalao al pil pil

El bacalao es un pescado blanco y por tanto tiene un bajo contenido en grasa, la que tiene la almacena en el hígado que es empleado en la fabricación de aceite de pescado. Posee una amplia variedad de vitaminas y minerales que intervienen en la formación de glóbulos rojos, en el sistema nervioso, en el material genético, etc…
Lo conocemos sobre todo en salazón, pero también lo podemos encontrar fresco e igualmente bueno.
Paises como Portugal tienen una larga tradición en la elaboración del bacalao de diversas formas, tal vez las más conocidas sean el bacalhau dourado (como una especie de revuelto) y la brandada ( con aceite y crema de leche)

Al bacalao le pasa como al pollo, que admite ser cocinado de mil maneras y todas excelentes.
A mi me encanta sobre todas ellas el bacalao al pil-pil, tal vez por la simplicidad de la receta y a la par por su genialidad. (de esta forma de preparlo saben mucho en el Pais Vasco de donde es original la receta).
Valiéndonos tan sólo de un buen aceite y un buen bacalao podemos obtener un plato de auténtico lujo, donde podremos apreciar el sabor único de un pescado tan versátil.

Os propongo cuidar un poquito la presentación y en vez de hacer unos lomos (por otra parte, exquisitos) utilizar otras partes del bacalao que son más baratas e igualmente buenas y de las que podemos obtener un plato muy resultón. Eso si, es imprescindible que tenga la piel, porque de ahí obtendremos la gelatina con la que ligar la salsa.

INGREDIENTES  para 6 personas

·               1 kg de bacalao
·               3 ajos laminado
·               3 ajos enteros
·               guindilla (opcional)
·               aceite de oliva 250ml
·               perejil


ELABORACION
Confitamos en parte del aceite sin que llegue a hervir los ajos enteros.
En el resto del aceite freímos un par de ajos en láminas que nos servirán para decorar.

Poned con el fuego bajo un poco del  aceite de haber rehogado el ajo y guindilla y el bacalao con la piel hacia abajo. El aceite debe estar caliente pero que no fría el bacalao sino que le obligue a ir soltando el jugo poco a poco. Cuando tengamos bastante jugo retiramos las piezas de bacalao que ya se habrá confitado y ayudándonos de un colador fino ir removiendo el jugo a la par que añadimos el aceite que habíamos reservado, de manera que ambos se liguen en una salsa única que será el alma de este plato.
 Ayudándonos de un aro montaremos nuestra preparación como se ve en la foto con lo que tendremos unas deliciosas milhojas de bacalao al pil pil. ¡para chuparse los dedos!

viernes, 10 de agosto de 2012

Nueva York, la ciudad de los rascacielos.

Si hay un lugar que merece la pena visitar dentro de este planeta creo que es la ciudad de NY. No es que no haya ciudades mucho más bonitas, más grandes, con más lugares de interés. Pero NY es como un buen vino. Ha ido acumulando a lo largo del tiempo glamour y leyenda. Cientos de películas rodadas en sus calles nos han acercado esta ciudad a nuestras mentes y nuestra imaginación como ninguna otra.

Hace muchos años que la descubrí por primera vez, cuando las Torres Gemelas eran un novedoso símbolo de la ciudad y año tras año desde entonces, todo aquello ha cambiado notablemente. A todo el mundo que me pregunta le digo que puede gustarle o no, pero lo que es seguro es que no te dejará indiferente.

Muy recomendable pasear por Central Park rodeado de sus majestuosos edificios. El pulmón de la ciudad marca la vida de sus habitantes que encuentran en él un lugar donde pasear, hacer deporte, meditar o enamorarse en medio del bullicio irrefrenable de la metrópoli. Nueva York es vida, palpita en sus calles como la sangre en nuestras venas. Ciudad de contrastes donde tienen cabida todas las nacionalidades y razas. Manhattan con sus interminables calles llenas de curiosidades, de lujo, de pobreza, de alegría y tristeza, te invita a investigar, descubrir y gozar.
Os dejo el relato de una "muy buena amiga" que os guiará por sus sendas de aventura con una visión fresca y emocionada de la ciudad.

VISITA NUEVA YORK EN 4 DIAS:


miércoles, 8 de agosto de 2012

Quiche campesina


La quiche o tarta salada es un plato originario de la región de la Lorena en el noreste de Francia. La receta original se componía de huevos y crema de leche o nata fresca, después se le añadieron las tiras de bacon en lo que hoy conocemos como quiche lorraine.
Es un plato que se puede tomar templado o frio y es siempre apetecible. Llena bastante así que con una o dos raciones nos quedaremos realmente saciados. Lo mismo vale de merienda, que de cena o para llevar a la playa, al campo o de excursión.
Se puede comprar la pasta quebrada ya hecha, lista para hornear en cualquier supermercado. También quedan espectaculares con masa de hojaldre. Pero si os levantáis con ganas de cocinar podéis hacerla casera.
Ingredientes para 6 personas
Para la pasta quebrada:
  • Harina 250 gr
  • Mantequilla 125 grs
  • Huevos 2-3 medianos
  • Sal


Para la crema:
  • 2 huevos
  • nata líquida 250 ml
  • sal y pimienta blanca


Para el relleno:
  • Queso gruyere en lonchas
  • 100 grs de hojas de espinacas
  • 100 grs de cebolla confitada
  • 100 grs de jamón cocido o bacon


Batid los huevos, añadid la nata, la sal y la pimienta. Reservad.
Poned en una sartén un par de cucharadas de aceite de oliva y añadid el jamón o bacon cortado en lardones (tiritas), saltead y añadid las hojas de espinacas. Salpimentad y reservad.
Confitad la cebolla cortada en juliana con mantequilla o aceite de girasol en una sarten a fuego muy muy lento como hacemos habitualmente para otras preparaciones. Juntadlo con el salteado anterior y reservad.
Cortad el queso en tiritas o ralladlo.
Una vez tengamos listos todos los ingredientes sólo nos queda forrar el molde con la masa quebrada y pincharla con un tenedor para que no suba.
Echad el relleno en el molde y el queso y a continuación la crema que teníamos reservada.
Meted al horno durante unos 30 minutos a 200 grados.
Y ya podéis preparar el resto de cosas para la excursión porque lo que es la comida la tenéis prácticamente solucionada con esta contundente y rica preparación .
¡Que disfrutéis!

domingo, 5 de agosto de 2012

Pulpo a la gallega y más.


Lo venden congelado, al vacío, ya cocido… pero yo soy de las que prefiero hacerlo cuanto más natural mejor. Así que el día que tengo ánimo y  le veo buena pinta en la pescadería me lo llevo a casa y lo preparo yo misma, que hoy por hoy es la mejor manera de disfrutar de un plato de calidad, rico, rico y sabiendo lo que me como.

Es un alimento rico en yodo por lo que fortalecerá nuestro cabello, uñas y piel. Tiene además vitaminas del grupo B que interviene en la producción de energía a nivel celular  Vitamina A que favorece el crecimiento óseo y muscular, combate infecciones. Y lo mejor es muy bajo en calorías y grasas. Tiene además calcio y hierro. En fin, que está buenísimo y además de beneficiarnos no engorda. ¿qué más se puede pedir?

Es fundamental congelarlo previamente porque así nos aseguramos de que esté más blandito. Tradicionalmente en las zonas costeras donde se pescaba este cefalópodo lo golpeaban contra la roca cogiéndolo por la cabeza y ablandando a base de golpes los tentáculos.

Pasamos a la elaboración propiamente dicha, que consiste en calentar agua en una marmita (o cazo grande) y cuando hierva hacer tres inmersiones rápidas del pulpo.  E inmediatamente después dejarlo dentro del agua. Cocer entre media y una hora si es de un tamaño mediano, comprobando el punto de cocción con una aguja o tenedor,  de manera que esté blando pero que ofrezca resistencia. Sacad cuando esté en su punto y trocead con unas tijeras.
Previamente habremos cocido patatas y loncheado las mismas o hecho cuadraditos donde alojaremos el pulpo junto con un poco de sal gorda, aceite de oliva y pimentón.

 Si queréis darle un toque diferente se puede preparar una salsa de tomate con perejil, vino blanco, una pizca de pimienta y sal. Disponed de una loncha de patata, un poco de la salsa, encima el pulpo, espolvoread con pimentón y regad con un buen aceite de oliva.
¡delicioso!

miércoles, 1 de agosto de 2012

Hoces del Duratón. Tierras segovianas


En un espectacular culebreo se nos muestra el río Duratón a su paso por tierras segovianas. Desde su nacimiento en plena Sierra de Somosierra hasta sus gargantas excavadas en el paso de miles años, no deja de sorprendernos este bello río.
Además de poder practicar piragüismo en sus aguas podemos contemplar las siempre majestuosas siluetas de los buitres, dejándose llevar por las corrientes cálidas de aire que los elevan a cientos de metros sobre nuestras cabezas. Son muy curiosas estas hermosas rapaces y siempre se terminan acercando a nosotros dispuestas a averiguar a qué pintoresca especie pertenecemos los humanos (o tal vez a ver si somos comestibles...) De cualquier modo su vuelo elegante y poderoso nos regala una imagen inolvidable teniendo como fondo un paraje singular.

Y después de tanta poesía a mí me entra hambre y para eso a nuestras espaldas tenemos la tierra segoviana famosa por sus asados. Sepúlveda, Pedraza, Riaza, Turégano, Sotosalbos, son nombres de lindos pueblos que a los amantes del cordero asado no nos son desconocidos. Merece la pena visitarlos y deleitarse con su rica gastronomía. Asado, ensalada, buen vino y el típico ponche segoviano de postre. Un dulce exquisito y que pone broche de oro a tan apetitosa comida.
Son incontables los lugares donde comerlo. Pero yo soy fiel a la tradición en algunas cosas y he comprobado complacida que el restaurante Zute el Mayor en Sepúlveda continua guardando el sabor de antaño y la buena mano en los asados.
Para dormir un hotel pequeño con encanto y buena atención, también en Sepúlveda, el hotel Vado del Duratón, eso si mejor buscad la oferta porque el precio de las habitaciones puede resultar caro.


Pastas finas de té para una tarde de domingo (o para cualquier momento)



Sii, ya sé que engordan pero un capricho de vez en cuando no está mal y más si se sorprende a amigos y familiares. Yo a veces las hago a modo de obsequio cuando voy a casa de los amigos y siempre gustan. No son muy difíciles de hacer aunque como todo en la cocina requiere de paciencia y mimo. 

Son deliciosas y salen bastante más baratas que si las compramos en la pastelería, con el valor añadido de haberlas hecho “con nuestras manitas”. 

Con esta cantidad de ingredientes salen bastantes pastas dependiendo del tamaño de la boquilla de la manga pastelera y de cuánto de grandes las hagáis.

Ingredientes 
  • 250 gr. De mantequilla (pomada)
  • 125 gr. Azúcar
  • 130 gr. Nata
  • 325 gr. Harina floja
  • Una pizca de sal
  • Ralladura de naranja (aromas)
  • 50-60 grs de huevo (viene a ser un huevo tamaño mediano)
  • 70 gr. Leche
Los dos últimos ingredientes se pueden sustituir por la misma cantidad de nata como explico más abajo. 

A la mantequilla empomada (que esté blandita como una crema) le añadiremos el azúcar, los aromas y el punto de sal. Después el huevo y la leche (o en su defecto la misma cantidad de nata) y todo el tiempo seguiremos batiendo con unas varillas. 

Incorporar harina de golpe y mezclar muy despacio y con suavidad ayudándonos de una lengua. 

Meted la masa en una manga pastelera con boquilla rizada y dibujad las pastas en una placa de horno con papel siliconado o bien la bandeja untada de mantequilla. 

Meted al horno precalentado a 170ºC unos 8-10 minutos
Las podéis bañar de chocolate, o de un almibar y coco rallado o simplemente con guindas de colores como en la foto.
¡Espero que os gusten!