TRANSLATOR/TRADUCTOR

domingo, 25 de noviembre de 2012

Patatas con salmón y salsa holandesa



Este plato tan versátil y contundente os sirve lo mismo de entrante como de plato único. Su único problema es que no es apto para las personas con colesterol alto, porque la salsa está hecha a base de yemas y mantequilla. Es verdad que el salmón ayuda mucho en este sentido debido a su alto contenido en omega 3 que ayuda a regular el colesterol. Esta forma de preparar el salmón le da una nueva dimensión a su sabor.


Es muy fácil y rápido de hacer y os puede solucionar la comida de un domingo para mucha gente.
Tan sólo necesitáis para cuatro personas:
  • 4 ó 5 patatas
  • 1 cebolla
  • 250 grs de salmón


Para la salsa
  • 4 yemas
  • 150 grs de mantequilla
  • 50 grs de agua
  • zumo de medio limón
  • sal y pimienta



La mayor dificultad estriba en la salsa si tenéis que hacerla a mano, pues es muy delicada. Pero si disponéis de un robot de cocina con temperatura se hace en 5 minutos. Sólo hay que poner todos los ingredientes juntos y programar cuatro minutos a 70 grados y velocidad 4.

Poned a cocer las patatas enteras con piel, bien lavadas junto con una cebolla y sal.
Cuando estén en su punto sacad y dejad enfriar. Después quitadles la piel y cortar en rodajas disponiéndolas en una fuente de horno.
Poned el salmón por encima de las patatas.
Echad la salsa por encima y gratinad 10 minutos. ¡Y listo! Servid enseguida y ¡a disfrutar!