TRANSLATOR/TRADUCTOR

viernes, 27 de septiembre de 2013

Bocados de fin de semana: bacalao y pollo


Cuenta la leyenda que el origen de la tapa se remonta a la Edad Media cuando los Reyes Católicos yendo de visita a Cádiz pararon en una taberna donde había un números exagerado de moscas. Por este motivo el rey Fernando pidió que tapasen sus vasos con alguna loncha de embutido que tuviese el tabernero. Así lo hizo, cubrió el vaso del monarca con una loncha de salami y se lo ofreció diciendo: "aquí tiene su tapa, majestad”. Con lo que en poco tiempo esto se convirtió en una costumbre en las tabernas españolas sobre todo en verano, dado que el clima cálido propiciaba la aparición de moscas en una época en la que la higiene brillaba por su ausencia. Aquellas tabernas poco tienen que ver con nuestros mucho más aseados bares de hoy en dia.

Otra leyenda asegura que fue Alfonso X El Sabio, quien debido al aumento de los accidentes causados por los carreteros que salían de consumir grandes cantidades de cerveza, dispuso que se obligara a los taberneros a acompañar la cerveza con una tapa a efectos de paliar la embriaguez de los mismos. Antes de beber debían comerse la tapa que obstruía el vaso con la bebida.

De cualquier manera la verdad es que la tapa se ha convertido en una seña de identidad nacional que ha trascendido nuestras fronteras de la mano de grandes chefs como Adriá, Pedro Subijana o Dani García.
Es una cocina en miniatura que requiere mimo y paciencia y que deleita el paladar y los sentidos. 
Os propongo dos muy sencillas, rápidas de hacer y de resultado espectacular:

BOCADOS DE BACALAO CON PURÉ

·      bacalao desalado
·      ajos
·      aceite
·      puré de patata
·      nata
·      pimientos del piquillo
·      regañás

Confitar el bacalao con los ajos en aceite a temperatura muy baja durante 20 minutos.Cuando esté listo retirar y reservar.Hacer el puré de patata con leche y nata Confitar los pimientos del piquillos con azúcar y sal. Triturar Montar la tapa disponiendo primero el bacalao, después el puré con una manga pastelera  y por último la salsa de piquillos. Adornar con un panecillo tostado, o una “regañá”




MINIBROCHETAS DE POLLO AL CURRY CON PIÑA
·      pollo
·      piña
·      curry
·      aceite
·      pimienta
·      sal

Trocea el pollo en daditos pequeños y ponlo a marinar en una mezcla de aceite, curry, pimienta y sal. Déjalo unas cuantas horas. También se puede preparar de un día para otro.


Después ensarta en las brochetas los trocitos de pollo marinado alternándolo con un trocito de piña. Puedes tener las brochetas preparadas y dejarlas en la nevera. Las podrás hacer momentos antes de que os sentéis a comer.
Si te han gustado las ideas y quieres seguir mi blog cada semana puedes suscribirte en la columna de la derecha. ¡buen fin de semana!

sábado, 21 de septiembre de 2013

Merluza en salsa de chipirones

Un plato delicioso de inspiración marinera y como siempre muy fácil de cocinar.
En un país rodeado de costa el pescado supone una parte importante en nuestra dieta. Os acerco hoy uno de los más solicitados: la merluza.
Necesitas para cuatro personas:
  • cuatro tranchas de merluza
  • un tomate
  • una cebolla
  • ajo
  • laurel
  • una zanahoria
  • 2 sobres de tinta de calamar
  • un chorrito de vino blanco o cognac
  • 3 ó 4 chipirones o calamar.

La merluza va simplemente sellada a la plancha y después colocada sobre la salsa.
Pon a sofreir el ajo y la cebolla. Cuando estén doraditos añade la zanahoria picadita y cuando esté un poco blandita, también el tomate en cuadraditos. Echa la tinta de calamar. Deja pochar y adereza con sal, laurel y un chorrito de vino blanco. Si ha quedado muy espeso puedes añadirle un poco de agua o de fumet. Deja hervir 5 minutos, tritura y cuela. Ya tienes la salsa preparada.

Como acompañamiento, trocea los chipirones y saltéalos con un poquito de ajo.
Y ya puedes proceder a montar el plato. ¡te aseguro éxito completo! prueba y cuéntame.

sábado, 14 de septiembre de 2013

Brasil: mucho más que samba y fútbol. São Paulo.

Museo de historia (Ipiranga)
Sao Paulo; ¿por dónde empezar? Creo que todo buen viajero (y digo viajero, no turista) debe tener siempre la mente bien abierta a lo que se pueda encontrar, preparándola tanto para decepciones como sorpresas. Después de 12 días me cuesta generar una opinión clara de la ciudad, y es muy probable que sus enormes dimensiones tengan algo que ver en ello. Como una de mis anfitrionas me dijo muy acertadamente, esta urbe es el resultado de combinar decenas de culturas venidas de todo el mundo con un crecimiento de población de más de 14 millones a 188 millones en tan solo 100 años.
Puente en el Parque de Ibirapuera


MASP en Avenida Paulista

Por un lado tenemos el aspecto exterior de las calles y las casas, que fríamente visto no es el más bello del mundo. Gran parte de las aceras de la ciudad parecen estar hechas en un arrebato de ira, por no hablar de las carreteras, que te hacen dudar si a lo que te has subido es a una montaña rusa cuando coges el autobús. Por otro lado, parques con plantas y árboles milenarios que te hacen evadirte por completo de los alrededores. Se presentan en general muy bien cuidados, con bancos, caminos, césped, fuentes e incluso pequeños acuarios (Parque da Luz). 
Algunos de ellos son tan grandes que acogen recintos de hípica (Parque de Agua Branca), puestos de comida cada pocos metros o alquileres de bicicleta a un precio muy económico (Ibirapuera). Éste último me recuerda mucho al parque Juan CarlosI de Madrid y es desde luego el imprescindible entre todos ellos. En uno de sus laterales se encuentra el "monumento as banderas".

Monumento as Bandeiras (exterior al recinto de Ibirapuera)


Más pequeño pero muy recomendable es el parque Trianon en la Av. Paulista, calle que podría equivaler a la Gran Vía madrileña, y donde tienen lugar las principales manifestaciones.


Enfrente se puede visitar el museo de arte de São Paulo (MASP). La entrada normal cuesta 15R$. La reducida para jóvenes o jubilados 7R$. Los martes la visita es gratuita. http://masp.art.br/masp2010/visiteomuseu_info.php 


Catedral de Sé
Enfocándonos ahora en la parte más antigua e histórica de São Paulo descubrimos la catedral de Sé. Es el punto donde se inició la ciudad. Desde allí, kilómetro cero, se cuentan todas las distancias de todas las carreteras que parten de São Paulo. Podría decirse que equivale a la Plaza Mayor de Madrid.
La fachada de la catedral muestra uno de los templos góticos más grandes del mundo y data de 1913. Su órgano, de origen italiano, es el más grande de Latinoamérica. El Teatro Municipal de SP se encuentra a 15 minutos andando hacia el sur.

Para los amantes de la cocina, ya sea como cocineros o comensales, no puede pasarse por alto el ''Mercadão'' o Mercado Municipal en la Rua da Cantareira, 306. Puede probarse el ''Pastel de Bacalhau'' que nada tiene que ver con una tarta, sino con una masa de hojaldre rellena de dicho pescado. O si se es más de carne, el ''Pastel de Pernil''. También es muy famoso el enorme bocadillo de mortadela. 


Bocadillo de mortadela y zumos
de piña y açaí.

Frutas, verduras, pescado, carne, especias... ¡nada falta por allí!  Y si algo no hubiera en el mercado, se podrá encontrar a 5 minutos andando, en la Rua 25 de Março, una especie de rastro madrileño lleno de vida. Al igual que opino que la alta fama de la ciudad de ser peligrosa no es tan merecida como se cree, ésta sí es una buena calle para tener controladas las pertenencias y está claro que a mayor población en una ciudad, más riesgo hay de robos. En esta vía se sitúan
los bancos principales: Santander, Itaú y Bradesco, que se repiten a lo largo de la ciudad de una forma llamativa.

En Praça da Luz encontramos diversos lugares de interés como la propia estación de tren. Según salimos de ésta podemos optar por dar un paseo en el parque de enfrente con el mismo nombre, visitar la Pinacoteca del Estado, o bien descubrir curiosidades en ''El Museo da Lingua Portuguesa''. Tanto el museo como la pinacoteca tienen descuento para estudiantes (3R$). 

Un poco más apartado está El Museo de Ipiranga, que aloja el 80% de la historia de Brasil. Se puede ir en coche o combinar autobuses como el 5107-10 y el 5108-10 que te deja en la avenida Nazaré. El entorno es espectacular: un enorme parque tanto a lo largo como a lo ancho. En un extremo se localiza el edificio del museo, al final de una avenida de asfalto donde muchos practican skate, corren o pasean. Al frente del museo, en el otro extremo de la avenida central, se levanta el emblemático monumento del grito de ''Independencia o Morte'' que simboliza la batalla que tuvo lugar en este punto a raíz del grito del rey Pedro I para luchar por la independencia de Brasil. Su tumba y la de su mujer se encuentran en el interior del conjunto escultórico y están abiertas al público.

Por último dos puntos más que pueden ser optativos si no se cuenta con mucho tiempo pero que siempre son curiosos de ver:

-Memorial de América Latina. 
La organización de Sao Paulo es muy compleja: administrativamente está dividida en 31 subrefecturas. Cada una de ellas agrupa a su vez 9 regiones o zonas. Sabiendo esto, podemos decir que el memorial está en el distrito de Barra Funda (también estación de metro). En el interior del museo se puede aprender de forma muy amena (y gratuita) un poco más sobre la cultura latinoamericana (trajes, geografía, arte...)
El memorial es obra de Oscar Niemeyer, el tan famoso arquitecto carioca, presente en varias partes del mundo pero especialmente aquí, en Brasil.


-Liberdade. 
Con la cantidad de mezclas culturales que hay en São Paulo no podía faltar el barrio chino-japonés por excelencia. Después de pasar 20 minutos entre tiendas de comida asiática y farolillos rojos se te olvida por completo que estás en un país latinoamericano. Éste es un buen broche para poner al viaje, donde se puede encontrar algún que otro souvenir. Se puede llegar mediante el metro, apeándose en la estación del mismo nombre.

(si te perdiste la entrada anterior sobre Curitiba pincha aquí)

sábado, 7 de septiembre de 2013

Rollitos de berenjena rellenos de salteado de pollo con setas y queso

Fácil y muy rico.
El cultivo de las berenjenas se remonta a más del 2000 AC en el sudeste asiático. Los árabes la trajeron desde allí al norte de Africa y más tarde en la Edad Media pasó a Europa a través de la España musulmana, desde donde se extendió su cultivo a los países cálidos del Mediterráneo.

El fruto de la planta en una baya que de va desde 5 hasta 30cm de longitud. Es interesante a la hora de comprarlas comprobar la tersura y brillantez de su piel. Señal inequívoca de que se encuentra en estado óptimo para su consumo.
Hay variedades e híbridos que alternan el color morado característico al que estamos más acostumbrados con otros moteados. Aguanta aproximadamente una semana en la nevera. A partir de que le empiezan a salir manchas pardas la berenjena empieza a amargar.

En  España se cultiva una variedad muy conocida y que se utiliza encurtida y envasada: las berenjenas de Almagro.
Los encurtidos como todos sabéis son los productos “cocidos” en vinagre. Así estas berenjenas sugren un proceso de cocción, fermentación y conservación que le
dan el color y sabor característicos de este producto.

Hoy vamos a utilizar la berenjena clásica para desarrollar este receta que os explico paso a paso

Para cuatro personas:
  • 2 berenjenas
  • 3 filetes de pollo
  • 1 puerro
  • 100 grs de setas (vale cualquiera, las que más os gusten)
  • sal
  • pimienta
  • orégano
  • queso brie, mozzarella o cualquier otro que funda  bien.

Primero cogeremos los tomates los pelaremos y despepitaremos y aprovecharemos la parte carnosa para cortarla en daditos.
A continuación saltearemos estos daditos en una sartén con 6 cucharadas de aceite, a fuego fuerte y añadiéndole sal, azúcar y orégano.
Reservaremos.
Las berenjenas hay que partirlas en lonchas longitudinales y finas y ponerlas en una bandeja engrasada y las pincelamos con aceite. 5 minutos a 180 grados será suficiente.

Por otro lado prepararemos el salteado de pollo. Partimos en juliana una puerro y pochamos a

fuego lento.
Fileteamos las pechugas salpimentadas y las añadimos al puerro. 
Cuando estén hechas añadimos las setas también en juliana y continuamos salteando hasta que se hagan.

Sólo nos queda montar los rollitos.
En cada uno de ellos pondremos la preparación anterior más un trocito de queso que funda.
Enrollamos y metemos al horno otros 5 minutos.
Sacamos y vertemos por encima el tomate que teníamos reservado que debe estar bien caliente. Y ya está. ¡¡a disfrutar!!

Si te gustan mis ideas puedes seguirme cada semana haciéndote seguidor/a de mi blog en la columna de la derecha o dejándome algún comentario abajo.
¡Buen fin de semana!