TRANSLATOR/TRADUCTOR

domingo, 9 de noviembre de 2014

Sabores el mundo: kanellbullar/korvapunsti (bollitos de canela)

Desde Suecia y Finlandia me llega la receta de un rico y típico dulce de aquellas tierras: los bollitos de canela.
Es muy sencillo de hacer y vas a poder disfrutar de una repostería hecha en casa con un sabor incomparable.
En Estocolmo tuve la suerte de probarlos en una cafe-invernadero que hay en mitad del bosque de Kungliga Djurgarden. Hizo un dia soleado y una temperatura más que agradable. Fue una auténtica delicia tomar un té y uno de estos bollos mientras todos nos estirábamos "cual lagartos al sol".

Con las cantidades que os voy a dar salen aproximadamente 50-55 bollos dependiendo del grosor que queráis darle.

Ingredientes:

  • 750 grs de harina
  • 300 ml de leche
  • 120 grs de mantequilla
  • 150 grs de azúcar
  • 25 grs. de levadura fresca
  • un huevo
  • una cucharadita de sal
  • una cucharadita de cardamomo molido
Para el relleno:

  • 100 grs de mantequilla
  • 50 grs de azúcar
  • 2 cucharadas de canela

Para el glaseado:

  • un huevo
  • 2 cucharadas de agua
  • azúcar granulada

Derrite la mantequilla y mezcla con la leche. La mezcla debe estar templada. Añade la levadura previamente desleída en un poco de la leche. Añade el huevo, el azúcar, la sal y el cardamomo y trabaja la masa hasta conseguir que quede elástica y manejable. Forma una bola y tápala con un paño de cocina y déjala reposar unas dos horas.
Pasado este tiempo alísala con un rodillo hasta conseguir una plancha de unos 3mm de espesor.
Unta esta masa con mantequilla, azúcar y canela y enróllala sobre si misma hasta conseguir un cilindro. Corta el cilindro en rodajas de un centímetro más o menos y colócalas en una bandeja de horno. Introdúcela a 40º el tiempo necesario para que doblen su tamaño. Cuando veas que han aumentado saca la bandeja del horno y pincela cada bollo con el glaseado. (yo no tenía azúcar granulada así que le puse azúcar normal pero quedan mejor de la otra manera). Vuelve a introducirlas al horno y ponlo a 200º durante más o menos cuarenta y cinco minutos hasta que se doren.
Y... ¡a disfrutar!

Gracias a mis alumnas Julia y Jenny por su aportación a este blog y por compartir con todos nosotros esta rica elaboración de sus respectivos países Suecia y Finlandia.

sábado, 25 de octubre de 2014

Pastel de cabracho


Si no conoces este curioso pescadito te diré que es uno de los más sabrosos y llamativos que puedes encontrar en las pescaderías. En otras zonas de  España se le conoce como gallineta, rascacio, tiñosu, escarapote etc…

Tiene una carne muy fina y con mucho sabor. En Cataluña se utiliza para elaborar un guiso llamado suquet de peix. En el País Vasco y Cantabria es muy conocida la receta que hoy os traigo.
Es un plato a tener en cuenta en celebraciones especiales o si tienes invitados.

Es una buena fuente de vitaminas y proteínas. Su contenido en cuanto a minerales es alto comparado con otros pescados. Potasio, fósforo y magnesio son los tres minerales estrella.

Necesitas:
  • 1 kg de cabracho
  • 3 huevos
  • 50 grs. tomate frito
  • 50 grs. nata líquida
  • sal
El cabracho tal y como lo encuentras
en las pescaderías
Pon a cocer el pescado en agua con sal, cebolla, perejil, una hoja de laurel y un poco de vino blanco.
Cuando esté cocido déjalo enfriar y límpialo. Quita pieles y espinas y desmenuza la carne.

En una batidora echa los huevos, el tomate y la nata. Mézclalo y añade el pescado desmenuzado. Bate todo junto hasta conseguir una pasta fina.
Viértela en un molde.  Precalienta el horno y mete la preparación unos treinta minutos a 180 grados al baño maría. A la mitad de la cocción puedes poner un papel de aluminio por encima para evitar que se forme corteza.
Sácalo, deja que se temple y desmóldalo.  Conservalo tapado en la nevera hasta el momento de su utilización. Untado en panecillos crujientes y aderezado con salsa rosa te puedo asegurar que es verdaderamente delicioso.

Para la salsa rosa no tienes más que mezclar mayonesa, cuatro cucharadas de salsa de tomate, una cucharada de zumo de naranja y un chorrito de brandy.


¡a disfrutar!

lunes, 13 de octubre de 2014

Muslitos de pollos estofados con setas

Ahora que parece que estamos entrando en serio en el otoño y que el cuerpo va pidiendo platos calientes os propongo un plato de transición.
El pollo, ese plato que en tiempos de nuestras abuelas se reservaba para días especiales o señalados. Ese plato que nuestras madres nos mencionaban a modo de comparación cuando querían decirnos que no todo estaba a nuestro alcance “cuando seas padre comerás pollo”. Tengo que confesar que cuando la mía me lo decía no entendía muy bien de qué hablaba aunque obviamente se quedó grabado en mi memoria  y años después por fin supe a qué se refería. Sin duda en sus tiempos era un artículo de lujo. Hoy en día con  la evolución de la industria avícola y la cría intensiva de los animales el precio del pollo se ha vuelto uno de los más asequibles.

Podemos distinguir algunas variedades:
El pollo de corral o campero: su carne es más sabrosa y su tamaño algo más pequeño.
Pollo de granja: el que es criado en granjas de forma intensiva. Apenas tiene espacio para moverse y es alimentado a base de pienso.
Pularda: no es más que la gallina joven castrada que no ha puesto huevos y que sobrealimentada puede alcanzar hasta tres kilos de peso.
Capón: lo mismo que la pularda pero en masculino.
Pollo tomatero( o coquelet), de poco peso, medio kilo o uno como máximo. Tiene un sabor muy especial. Para una cena romántica para dos rellenos de ciruelas y manzanas y algo de foie puede resultar exquisito.

Valor nutricional
La carne de pollo es una de las más saludables de cuantas comemos habitualmente.
Proteínas, minerales y vitaminas que ayudan a la reparación de tejidos del cuerpo, protege el sistema nervioso y la piel,  fortalece el sistema inmunológico y favorece la formación de glóbulos rojos.
Es de fácil digestión y muy útil en las dietas de adelgazamiento.

Para cuatro personas:
  • 1kg de muslos de pollo
  • un pimiento verde
  • una cebolla
  • un diente de ajo
  • una hoja de laurel
  • un vaso de vino blanco de la tierra
  • media cucharadita de comino molido
  • media cucharadita de curry
  • una pizca de pimienta
  • una cucharada de harina
  • aceite
  • sal


Setas de guarnición. Sal y ajo molido y a la plancha. Un chorrito de limón y un poquito de perejil espolvoreado en el último momento.

En una cazuela pon a dorar el pollo salpimentado.
Cuando esté listo aparta y reserva. En ese mismo aceite pocha la cebolla, el diente de ajo y el pimiento picaditos en brunoise (cuadraditos pequeños).

Cuando estén hechos añade una cucharada de harina, tuesta y a continuación vierte el vaso de vino blanco.  Remueve y liga. Añade medio vaso de agua y sal. Deja que dé un hervor.
Pon el pollo dentro y deja que se cocine hasta que esté tierno. 
También lo puedes hacer en una olla a presión si tienes prisa.
Y ¡ya está! ¡así de fácil!
¡A disfrutar!



domingo, 28 de septiembre de 2014

Un viaje de diez metros


Deliciosa película tanto por el tema como por la interpretación. Muy en la línea de Lasse Halström, director de películas como Chocolat., La pesca de salmón en Yemen o Las normas de la casa de la sidra, donde pone de relieve las carencias humanas y la búsqueda incesante del amor, del cariño entre las personas.

Una de esas películas que te dejan buen cuerpo.
Ya sabéis, ahora que está encima el otoño y las hormonas se revuelven y nos causan algún que otro momento depresivo no tenéis más que acercaros a ver esta bonita e inteligente comedia romántica donde una vez más los pucheros son los protagonistas.

Sinopsis

Una familia de la India pierde su negocio en un incendio provocado y deciden probar suerte en otro continente. Un imprevisto les obliga a quedarse en un idílico pueblecito francés. El contraste de culturas y sabores provoca divertidas situaciones y pone de manifiesto que a pesar de las grandes y pequeñas diferencias culturales todos en el fondo lo que necesitamos es amor.

domingo, 21 de septiembre de 2014

Sabores del Mundo: Baklava



Su historia se remonta a la antigua Mesopotamia. Era considerado históricamente como una comida para las clases acomodadas hasta mediados del siglo XIX.
Los griegos trajeron la receta a Atenas y la modificaron cambiando la masa original del Cercano Oriente por una masa filo( de “hojas”). Los armenios agregaron canela y clavo. Y los árabes la hicieron aún más aromática añadiendo agua de rosas y cardamomo.  La receta que hoy os traigo es de herencia árabe y es como se prepara en Oriente Medio.

Necesitas para una bandeja de horno:
  • ·      24 láminas de pasta filo
  • ·      500 grs de Nueces y pistachos o almendras
  • ·      200 grs de azúcar
  • ·      una cucharada de cardamomo en polvo
  • ·      100 grs de mantequilla
  • ·      Agua de rosas
  • ·      Limón


Prepara un almíbar poniendo el doble de azúcar que de agua a consumir al fuego, cuando adquiera cierta densidad añádele un chorrito de agua de rosas. Y una cucharada de zumo de limón.

En un bol junta, el azúcar, las nueces, los pistachos y el cardamomo. Añade un chorrito de agua de rosas, dos cucharadas de mantequilla derretida y revuelve todo hasta que quede bien mezclado.

Ahora sólo tienes que ir impregnando cada hoja de pasta filo por una cara y juntarla con la siguientes así hasta que tengas 12 hojas de pasta. Vierte encima y reparte la mezcla del bol. Extiéndela y sigue poniendo hojas de pasta untadas con mantequilla la primera por las dos caras y el resto por una cara. Cuando llegues a la última con un cuchillo bien afilado corta la preparación en forma de rombos.

Hornea durante media hora a 180 grados. Hasta que esté dorado.
Saca del horno y vierte por encima el almíbar hasta que empape. Puedes adornar con pistachos o almendra picada muy fina.

Os aseguro que es un manjar. Si lo tomas con un buen té creerás que estás en un cuento de las Mil y una noches en la antigua Persia.
¡a disfrutar y soñar!



viernes, 12 de septiembre de 2014

No dejes de tomar legumbres en verano

Ahora que los calores van cediendo un poco aprovecha e incluye en tu dieta legumbres en ensalada. Hoy te traigo una nutritiva y deliciosa ensalada a base de garbanzos. Rápida y fácil de hacer.
Los garbanzos los puedes poner de bote. A me encantan los pedrosillanos y no los he probado nunca tan ricos como los que te ponen en el cocido maragato en Castrillo de los Polvazares en León. Prometo colgar pronto la receta.

Merece la pena hacerse una escapada hasta allí en estos meses. Y por supuesto probar este delicioso cocido que a diferencia del madrileño en vez de empezar acaba con la sopa. Y me parece a mi buena disposición ésta porque así entra de mejor manera y el caldo acaba por rellenar lo que no rellenó el garbanzo. 

Necesitas:
  • 1 bote de garbanzos cocidos.
  • un cuarto de judías verdes
  • un tomate
  • Una cebolla
  • un diente de ajo
  • aceite
  • cominos molidos
  • lima o limón
  • sal
Pela el tomate y pártelo en trocitos pequeños. Haz lo mismo con media cebolla.
Cuece las judías con la otra media cebolla y sal. Escurre y reserva.
En un bol mezcla los garbanzos escurridos, las judías verdes, el tomate y la cebolla.

Prepara una vinagreta a basa de aceite, zumo de lima o limón, un toque de cominos y sal. Emulsiona, es decir bátelo con unas varillas hasta que se ligue todo. Viértelo sobre tu ensalada.

Si quieres completar el plato puedes acompañarlo con un huevo frito y unos espárragos verdes cocidos o pasados por la plancha.
Un menú completo y muy sano.
¡Buen provecho!



sábado, 19 de julio de 2014

Dieta balanceada o... come de todo con moderación.


Pues si. Tras unos días de dieta blanda por obligación, por prescripción médica debo llevar una dieta balanceada. ¿qué es esto? Ni más ni menos que una dieta equilibrada en la que la aportación calórica sea exactamente la que necesita mi organismo conforme a mi forma de vida.

Si pretendes adelgazar debes considerar dos cuestiones: lo que comes y lo que te mueves o lo que es lo mismo, lo que quemas. Sin duda si te tomas una hamburguesa y un refresco con patatas y después te tumbas en casa a ver la tele te aseguro que vas a desarrollar como poco unos hermosos michelines. Estás aportando a tu organismo nada menos que alrededor de 700 calorías cuando el total diario que necesitas ronda según seas hombre o mujer entre 1600 y 2200 calorías.


Tienes que aprender el número de porciones de cada alimento que puedes o debes tomar para conseguir la dieta balanceada.
Así te recomiendo que tomes cada dia:
  •  3 a 9 porciones de cereales (arroz, avena, maíz) patatas, leguminosas.
  • 1 vaso de leche ó un yogur ó una porción de queso blanco
  • 100 grs de carne (pescados y mariscos)
  • verduras cuatro porciones diarias
  • frutas cinco porciones
  • grasas 2 ó 3 cucharadas de aceite


Entiendo por porción en una fruta no una pieza, evidentemente, no vas a tomar una sandía diaria, pero si una rodaja de un par de centímetros si  no es muy grande.

Como decía mi padre: lo bueno es comer de todo pero con moderación y sentido común.

Añádele un poco de ejercicio. Basta con caminar a buen paso media hora diaria. O por lo menos un par de veces a la semana una hora. O cualquier otro tipo de actividad física que nos produzca desgaste: natación, bicicleta, correr, tenis, etc…

A mi me encanta practicar baile y pilates. Así además de quemar calorías me divierto y mantengo mi cuerpo elástico y en forma.

¡por una vida saludable, llena de energía y felicidad! ¡pruébalo, verás como te sientes mejor!