TRANSLATOR/TRADUCTOR

sábado, 7 de junio de 2014

Plátano especiado

Se cree que desde Canarias los españoles llevaron el plátano a América.
El cultivo del plátano comenzó en el sudeste asiático, entre la Indica y Malasia; en el siglo V pasaría al continente africano procedente de las costas de Madagascar y de ahí se extendió por las costas del Mediterráneo, ya en el siguiente siglo.

A Canarias llegó procedente de Guinea Ecuatorial introducido por expedicionarios portugueses. Una vez que el cultivo se asentó con éxito en las islas, los españoles lo introdujeron en tierras americanas en los viajes de colonización al Nuevo Mundo.

La temperatura ideal para el cultivo de la platanera se encuentra situada en torno a los 25 grados Celsius y su altitud de cultivo debe ser inferior a los 300 metros, condiciones éstas que sólo se dan, dentro de España, en las plantaciones de las Islas Canarias. Es cultivado en todas las islas salvo en las más orientales de Fuerteventura y Lanzarote donde no existen plantaciones

Son numerosos los beneficios que nos proporciona: es un remedio natural contra la depresión, mejora el insomnio, regula la hipertensión, el reuma, la artritis. Bien maduro controla la diarrea. Reduce los niveles de colesterol y alivia los dolores premenstruales. Además debido a su alto contenido en potasio calma y evita los calambres. Todas estas propiedades son comunes al plátano y a la banana.

A mi me encanta hacer para la familia batidos de plátano con leche bien fresquita e incluso añadirles alguna fresa que siempre tengo en el congelador.

Pero para hacer un plato de lujo os propongo un postre lleno de sabor y aroma.

Para cuatro personas:
  • 4 plátanos
  • 50 grs de azúcar
  • 1 pizca de nuez moscada
  • 1 cucharadita de canela molida
  • media cucharadita de vainilla en polvo
  • 50 grs de mantequilla
  • 5 cl de ron blanco

Mezclamos el azúcar con la vainilla, la canela y la nuez moscada.
Freímos los plátanos 3 minutos por cada lado. Los espolvoreamos con la mezcla de especias y azúcar y seguimos en la sartén durante un minuto más por cada lado con el fuego fuerte.
Añadimos el ron (quitamos el extractor de humos) y flambeamos.
Presentamos en un plato con la salsa por encima.

Mmmm, os aseguro que están deliciosos.