TRANSLATOR/TRADUCTOR

lunes, 29 de diciembre de 2008

Berlín, ciudad para pasear



Hace poco estuve en Berlín y pude disfrutar de una ciudad tranquila con mucho ambiente, plagada de terrazas a orillas de su río, el Spree.
Allí la gente gusta de tomar un café mientras entabla conversaciones con los amigos. Es una ciudad para recorrer en bici, a pie o también en sus funcionales tranvías. La red de transportes es impresionante y funciona muy bien. Es ésta una ciudad donde no se encuentran demasiados monumentos aparte de la puerta de Brandemburgo, la catedral y la isla de los museos. Pero si es en cambio una ciudad viva, llena de gente joven. A mi me entusiamó pasear por la ribera del río y comprobar el gentío que se agolpa en los chiringuitos (claro, yo estuve en agosto). También algo que se puede hacer todo el año: visitar el Bundestag. La cúpula de cristal de Norman Foster que cubre al parlamento te permite divisar la ciudad 360º. Merece la pena.

Darse una vuelta por Unter den Linden (Paseo bajo los Tilos, para quien no sepa alemán) con el mayor número de tiendas por metro cuadrado de souvenirs que yo haya visto en ninguna ciudad , la Französische Strasse con sus elegantes tiendas... Alexanderplatz y Kürfurstenstrasse son zonas también muy comerciales.
Si tomas la linea S7, a unos 45 minutos está la zona de los lagos donde a estas alturas seguramente hará un frío que pela pero que en verano es un lugar ideal para pasar el día y darse un baño. Un poco más adelante se encuentra Potsdam. Lugar muy interesante. Testigo del encuentro de grandes políticos ( Churchill, Truman y Stalin para la firma del tratado del mismo nombre, donde se repartieron las cuatro zonas de ocupación militar : los Estados Unidos, la antigua URSS, Reino Unido y Francia).

Pasando al terreno gastronómico no hay que perderse las "bratwurst" esas enormes salchichas que te sirven en un platillo de cartón , partidas en rodajitas y aliñadas con curry de dos colores. ¡Buenísimas!. Las de los puestos callejeros, son para mi gusto las mejores.

Y si se echa de menos la cocina española una buena opción es el bar de pinchos, muy elegante, que se encuentra en los bajos del hotel Meliá Berlin en la Friedrichtrasse.

miércoles, 3 de diciembre de 2008

Madrid, mi querida ciudad


















Criticada por la mayoría, denostada por muchos pero amada, envidiada y admirada por muchos más. Ciudad de contrastes e historias escondidas en sus rincones. Sin lugar a dudas Madrid no deja indiferente. A mí me encanta su bullicio a cualquier hora del día... y de la noche. Me enamoran sus diferentes ambientes sujetos a la vida de cada barrio. Madrid encierra como en un cofre del tesoro perlas, diamantes y latón. Todas las grandezas y miserias del ser humano se pasean por sus calles. A mí me gustaría romper una lanza en favor de esta palpitante ciudad e ir mostrando sus pequeños y grandes encantos. Madrid es una ciudad abierta al mundo y merece la pena ser visitada. Ahora que se acercan las fecha navideñas es un momento magnífico para contemplarla en todo su esplendor. Sus luces y adornos la embellecen por la noche de manera especial, pero por el día hay que pasearla mirando hacia el cielo para descubrir muchos bellos edificios y monumentos. Las dos joyitas arquitectónicas que aparecen en las fotos se encuentran muy cerca de la Puerta del Sol en la calle Alcalá. Eso sí... hay que mirar al cielo para encontrarlas.

Burgos. Atapuerca, un rincón asombroso del pasado

Tierras castellanas, tierras de frío, tierras de gente cálida. Así percibo esas inmensas llanuras que rodean la sierra de Atapuerca. Es magnífico contemplar esas suaves colinas y pensar que hace millones de años nuestros antepasados se "paseaban" por allí. La vida puede parecernos dura ahora pero entonces lo era infinitamente más. Todo el santo día andando y buscando comida. Y además había que tener mucho cuidado de no ser la comida de otros animales y ...congéneres. Sí, existía el canibalismo. Bufff!!! . Siempre he pensado que el hombre es el ser más peligroso pero también el más fascinante. En el pueblo de Atapuerca existe un centro de recepción de visitantes que acoge a todo aquel que sienta interés por aprender, por saber algo de nuestros tataratataratarabuelos. Las visitas son guiadas y hay que reservar con antelación si quieres asegurarte una plaza en los grupos. Las personas que guían la visita son gente muy preparada y que ilustra perfectamente el escenario donde se desarrollaron las andanzas de nuestros antepasados. Son ellos los que hacen de esta visita una experiencia perfecta para ir en familia, eso sí. Aunque no pasa nada porque vayan los niños pequeños es cierto que sólo los más mayorcitos ( a partir de 12 años diría yo ) aprecian lo que allí se ve y se cuenta. Si quieres más información sólo tienes que visitar la página web. www.atapuerca. com.

Para comer no tienes problema. En el mismo pueblo hay un restaurante y si no en el pueblo de al lado, Ibeas de Juarros tienes un magnífico lugar: el restaurante Los claveles. Antes era un típico bar de pueblo con su comedor y sus platos caseros, pero han hecho reforma y se ha convertido en un elegante local donde su cocina sigue mereciendo la pena.
Un poco más adelante en la carretera que lleva hacia Burgos hay otro restaurante muy curioso. Los braseros. Un restaurante para celebrar bodas pero también para degustar una estupenda "olla podrida" con sus alubias canela y sus aderezos de carne, morcilla, chorizo, etc... servidos como segundo plato. El lugar es curioso de visitar por su pequeño museo de antigüedades y su minitienda de productos típicos de la región. Te atiende una servicial camarera vestida con atuendo típico y hospitalidad característica de las gentes castellanas.

martes, 11 de noviembre de 2008

Los Alpes franceses.


   Me parece increíble tener a nuestro lado uno de los paises más interesantes de Europa y sin embargo que sólo un 22% de nosotros elija Francia para pasar sus vacaciones. Todos los veranos programo una ruta por alguna de sus maravillosas regiones y de paso pongo al dia mi francés.
Ahora que viene tiempo de esquiar me gustaría hablar de los Alpes franceses. Chamonix , uno de sus pueblos con más encanto. Es caro pero se pueden encontrar alojamientos económicos a media hora de coche camino de Ginebra, en Annemasse por ejemplo. Es recomendable tanto en invierno como en verano. 


     La gastronomía savoyana es fantástica. Te puedes deleitar con una variedad sorprendente de tortillas por no mucho dinero y también del plato típico de la región: la tartiflette (una especie de pastel de patatas, queso reblochon y cebolla con nata, gratinado al horno. Mmmm... realmente delicioso).

 Se puede subir muy cerca del Mont Blanc, a la Aiguille du Midi, 3842 m (abstenerse los que padezcan de vértigo). Y para evitar molestas esperas es  recomendable reservar los tickets del teleférico. El servicio funciona realmente bien desde su página web: www.compagniedumontblanc.fr

lunes, 10 de noviembre de 2008

Salamanca. Fin de semana en los Arribes del Duero


Si eres de los afortunados que dispone de tiempo libre el fin de semana, te recomiendo que lo aproveches para conocer nuevos lugares. Si, ya se que estaría bien darse una vuelta por las Fidji o por las islas Reunión pero también puedes aprender viajando cerca de tu lugar de residencia, dentro de tu comunidad o en la comunidad vecina. Yo, el último fin de semana me he dado una vuelta por los Arribes. Merece la pena. El río Duero es para mi gusto uno de los más hermosos de nuestra península. Desde el Mirador del fraile en Aldeadávila de la Ribera puedes contemplar la presa que produce más energía eléctrica de España y creo que la segunda de Europa. Es un espectáculo en el que si tienes suerte te pueden acompañar las rapaces más majestuosas, águilas, buitres... Ves Portugal enfrente y piensas en toda esa gente que en otros tiempos se jugaba el tipo pasando de un país a otro con los medios más originales y peligrosos que puedas imaginar. El contrabando daba de comer a muchas familias de estos lugares. Otro punto interesante con buenas vistas es el Picón de Felipe. Eso si, prepárate a andar al menos una horita. El paisaje merece la pena. Si te ha entrado hambre después de esto puedes comer en el restaurante El paraíso, en Aldeadávila. Tienen una estupenda cocina casera y buenos pinchos.


Disfrutar de la vida

Sí, no te olvides de esta máxima. Disfruta de la vida hoy, mañana puede ser tarde. No hace falta que seas millonaria. Puedes vivir con intensidad y sentimiento cada minuto de tu tiempo. Ilusiónate con lo que haces ya seas cajera del supermercado o directora general financiera. Mírate al espejo cada mañana y piensa ¡soy fantástica!. Cuando salgas a la calle, cuando estés en tu trabajo, cuando hables con la gente... ellos percibiran tu energía positiva y te verán tal y como tú te ves. Pruébalo. Tu vida dará un giro.