TRANSLATOR/TRADUCTOR

domingo, 5 de abril de 2015

El rey de los mares: pulpo a la plancha

Puedes comprar las patas de pulpo ya cocidas o comprar el pulpo entero en la pescadería. Cocerlo es muy, muy sencillo.
Si optas por comprarlo crudo lo único que tienes que hacer es lavarlo un poco y meterlo en la olla rápida sin nada. Si, si. Como lo oyes. Sin agua y sin sal. El pulpo de por si ya tiene suficiente agua y  no necesita añadir más sal a su ya sabrosa carne. De esta manera vas a conseguir todo el aroma y sabor del cefalópodo.
Calcula 10 minutos a partir de que empiece a hervir por cada kilo.

Una vez lo tengas cocido, sácalo y escúrrelo y déjalo templar para acto seguido en una plancha con unas gotas de aceite hacerlo durante unos minutos por cada lado, lo suficiente para que tome un punto tostadito y crujiente.

Para presentarlo lo puedes hacer como yo en esta ocasión con un puré de patata espeso aromatizado con un poco de pimentón y sobre el puré el pulpo.

Prepara una vinagreta básica con aceite, vinagre sal y una pizca de pimentón y riega el plato.  Fácil y riquísimo.