TRANSLATOR/TRADUCTOR

sábado, 22 de marzo de 2014

Cocina de aprovechamiento. Medallones de carne rebozados en huevo


Si, se pueden hacer más cosas con la carne del cocido además de esa típica “ropa vieja” que todos conocéis y que tan buena está.

A mi me gusta usar carne de morcillo  porque me parece una pieza deliciosa y me permite aprovecharla de más formas, además de para croquetas y “ropa vieja”.

En el despiece de vacuno nos encontramos con cuatro categorías. 
  • Las partes más valoradas y caras corresponden a la categoría extra y son el solomillo, lomo bajo y lomo alto.
  • En carnes de primera nos encontramos con la tapa, cadera, babilla y tapilla
  • En la tercera clasificación tenemos las carnes de segunda: aguja, redondo, pez, espaldilla, contra, morrillo, morcillo, aleta, llana y rabillo de cadera.
  • Y por último en la cuarta categoría (carnes de tercera) y supuestamente más barata o menos valorada, aunque nada despreciable por los platos que podemos conseguir con ellas, están el pescuezo, culata de contra, brazuelo, falda, pecho, rabo, costillar y carrillada.


El morcillo o jarrete es una carne de segunda dentro de esa clasificación. Corresponde a uno de los músculos de las patas trasera de la res. Es bastante jugosa y bien cocida resulta blandita y con mucho sabor.

Una fórmula sencilla y que resulta muy bien es simplemente una vez que tenemos la carne cocida filetearla y pasarla por harina y huevo.
Eso sí, yo en el huevo siempre añado ajo molido y perejil porque eso le da un plus de sabor que cambia por completo el plato.

No me diréis que no es fácil y que os lleva mucho tiempo. Y así de un plato tan completo como es el cocido podemos obtener con sus sobras otros platos de gran valor culinario y de fácil realización. ¡a disfrutar!