TRANSLATOR/TRADUCTOR

miércoles, 30 de enero de 2013

Sierra de Madrid. Disfrutando de la nieve


Es una suerte de la que gozamos todos los madrileños tener una maravillosa montaña a 50 km de la capital. Y más suerte aún que cada año el universo nos regale una o dos bonitas nevadas que hacen las delicias de toda la población. De los que esquían, de los caminantes de raquetas, de los corrientes mortales que deslizan sus posaderas en los trineos por las pendientes blancas.
Eso si, si no puedes subir entre semana la cosa se complica. Como el pasado festivo lunes, Santo Tomás que al parecer da día de asueto a estudiantes y profesores y desde luego eso se nota. Tardé aproximadamente una hora en llegar a la cima de Navacerrada desde 4 km atrás en una estupenda caravana de coches. Aún así mereció la pena. Disfrutar de un día soleado de nieve compensa cualquier espera.

A la estación de Valdesquí, también hasta arriba de gente, se puede llegar además de en coche en un tren de montaña que funciona desde 1923 enlazando Cercedilla y el puerto de Cotos. Incluye una parada en el Puerto de Navacerrada. En días de máxima afluencia es conveniente madrugar bastante pues los billetes se agotan rápidamente.
También hay autobuses que salen desde el intercambiador de Moncloa. En concreto el 691

Y en cuanto a comer. Dos clásicos de toda la vida. Venta Arias en Navacerrada y Venta Marcelino en Cotos.
En Cotos es el único sitio donde tomar algo ya que está en el borde del parque natural de Peñalara, zona protegida. A mi me gusta llevarme el bocata de casa y tomármelo en alguna cumbre después de dar un paseo. Desde luego siempre cuidando el entorno y no dejando huella de nuestro paso. Algo fundamental si queremos que nuestros descendientes puedan seguir disfrutando de lugares tan hermosos como éste.

Otra bonita excursión de apenas tres cuartos de hora o media hora según cómo se esté de entrenado, es la de la Laguna de Peñalara. Antiguo glaciar en el que podemos contemplar además de la laguna y el circo, la cima de Peñalara de 2428 metros de altura.

Se puede continuar la excursión por una elevada pendiente, para llegar hasta la Laguna de los claveles y un poco más adelante la Laguna de los pájaros . Desde allí se contempla una bonita panorámica de la sierra madrileña y del valle del Lozoya.
Respirar aire puro siempre tonifica los pulmones y ensancha el espíritu. La energía positiva fluye por entre los árboles y te contagia para sobrevivir el resto de la semana en la gran urbe.


domingo, 13 de enero de 2013

Tostas para la noche del domingo

Después del fin de semana se presenta a última hora del domingo el acelerón de preparar las cosas para el dia siguiente, colegios, trabajos, compras...
Por eso a mi me gusta darme un capricho a la hora de cenar y suelo preparar cosas ligeras y apetecibles que alegren un poco el fin de la jornada de descanso.
Para hoy me gustaría compartir con vosotros una tosta muy fácil de preparar y que resulta sabrosa a la par que ligera y nutritiva.
Necesitareis para cuatro personas:

  • unas rebanadas de pan que metemos al horno para tostar
  • 1 tomate
  • 1 diente de ajo
  • 1 bola de mozzarela
  • tomillo o hierbabuena
  • aceite
  • piñones
  • sal
  • y vinagre balsámico.


Sólo tenéis que pelar y despepitar los tomates para luego cortarlos la parte carnosa que no suelta agua en cuadraditos. (con la pulpa podeis hacer otra tapa)
Poned una cucharada de aceite en la sartén y dorar ligeramente un ajo picado muy, muy finito. Añadid el tomate. Ponedle sal y un toque de tomillo. Saltead durante unos minutos.
Cuando el tomate esté un poquito dorado retirad y proceded a montar la tosta.
Primero la rebanada tostada de pan
segundo una rodaja de mozzarella
encima el tomate concassé
unos piñones
y un chorrito de balsámico.. ¡y listo! ¿fácil verdad? Pues además está delicioso. ¡Buen provecho!

domingo, 6 de enero de 2013

Santiago de Compostela


Tren turístico en la plaza del Obradoiro
Volver a Galicia es volver a mi infancia. A los veranos de lluvia, sol y playa. A las fiestas de verano junto al Miño. A la lonja de Ribeira y Puebla del Caramiñal, a los maizales de Tomiño. Y sobre todo a mi fiebre turística y gastronómica que arrastraba a mis padres por plazuelas y mercados en busca de un monumento histórico, una playa salvaje o un mercado abarrotado de mercancías.

Ha cambiado mucho desde entonces esta bella tierra, en la que incendios provocados han devastado su geografía. Pero como entonces 
se sigue disfrutando de fantástica comida, hermosos paisajes y buenas gentes.

He paseado por las calles de Santiago de Compostela y disfrutado de su tradición y sabor. Sus soportales siempre me enamoran.
Casino
Nada como tomarse un café en el Casino de la Rúa del Villar. Un lugar acogedor con mucha historia. Lleva en pie desde 1873.Lugar de reunión de la burguesía, aristocracia y socios de aquella época. Lleva abierto al público desde el año 2002. Y en él se puede disfrutar de un buen café mientras se contemplan sus tallas de madera.


Tienda de souvenirs
Otro lugar recomendable es, para amantes del marisco darse un lujo y comprarlo en el mercado para acto seguido llevarlo a Marisco manía un bar donde por un 10% de lo que compres te lo cocinan. Está dentro de la plaza de Abastos.

Una zona digna de mención y que se ha puesto de moda es la de la rua San Pedro donde hay lugares como restaurante O dezaseis y restaurante Amoa. Gran ambiente y buena cocina con precios razonables en ambos.

Y por último para los sibaritas que les guste la cocina de diseño dos lugares muy de moda aunque de precios algo más elevados: Abastos 2.0 en la parte exterior del mercado (deliciosas las zamburiñas marinadas) y O curro da Parra en la rúa Travesa 20.

En cuanto a dónde dormir tengo que recomendar el hotel Tryp Santiago, a la entrada de la ciudad,  donde os atenderán con toda amabilidad y podréis disfrutar de su excelente cocina. Está un poco retirado del centro pero hay una parada de autobuses a la puerta que te deja bien situado en 15 minutos. Merece la pena. Los precios oscilan entre 54 euros la habitación doble con tarifa restringida y 60 con tarifa flexible.


Una zona muy interesante para visitar es la Ciudad de la Cultura de Galicia, en las afueras de la ciudad en el Monte Gaias, obra del arquitecto estadounidense Peter Eisenman. El complejo se funde con el monte donde se encuentra y su perfil trata de asemejarse, con sus cortes naturales a una vieira, símbolo tradicional de Compostela.

Y por supuesto el recorrido tradicional (unas 3 horas)por el centro de la ciudad por sus empedradas calles y su maravillosa plaza del Obradoiro donde se encuentra la catedral. Tren turístico como en la mayoría de las ciudades españolas para cuando duelan los pies y se quiera contemplar una vista fantástica de la ciudad desde el parque Carballeira de Santa Susana, donde se para unos minutos para que los turistas hagan fotos. Se puede encontrar valiosa información en la oficina de turismo que se encuentra en la Rúa do Vilar, 63.

sábado, 5 de enero de 2013

Feliz Roscón de Reyes Magos


Nada más mágico que hacer tu propio roscón la noche de reyes. Yo lo hago todos los años. Bueno en realidad hago dos, porque esa misma noche mi familia da buena cuenta del primero y el otro queda para desayunar en la mañana de los regalos.

La única dificultad que tiene es respetar bien los tiempos de fermentación y horneado. Por lo demás es como cualquier otra masa, ir añadiendo elementos y listo.

Ingredientes:
400 grs de harina fuerte
400 grs de harina floja
100 grs de azúcar
media cucharadita de sal
50 grs de levadura fresca
2 huevos
75 grs de agua
75 grs de leche
100 grs de mantequilla
 aroma (piel de naranja rallada y agua de azahar)

Mezclad las harinas. Apartad la cuarta parte y añadiendo un poco de agua y la levadura formad una masa que no se os pegue a las manos. Esta masa ponedla en un recipiente con agua tibia y dejadla ahí hasta que flote.

Mientras, formad un volcán con el resto de la harina e id añadiendo el resto de ingredientes, mantequilla, leche, huevos, azúcar, sal y aromas.
Añadid la masa que teníamos en "remojo" y amasad.
Dejad en el horno con un recipiente de agua a 40ºC hasta que doble su volúmen. Sacad el aire amasando de nuevo y volved a fermentar.
Cuando haya vuelto a aumentar es el momento de sacarlo del horno y moldear el roscón. Añadidle frutas confitadas, guindas, o almendras con azúcar y mantequilla, lo que más os guste, para adornarlo.
Pintadlo con huevo y al horno.
220ºC hasta que se ponga doradito. y...¡a disfrutar!  ¡que todos vuestros deseos os los concedan los magos de Oriente. ¡Felices Reyes!