TRANSLATOR/TRADUCTOR

jueves, 24 de mayo de 2012

Hojaldritos rellenos: fáciles y vistosos.


A veces queremos cocinar algo tan, tan especial, cuando vienen invitados a casa que nos complicamos la vida haciendo algo dificil. La experiencia me dice que lo sencillo pero bien elaborado siempre es garantía de éxito. Por ejemplo unos hojaldritos rellenos de bacalao.
Basta con comprar unas láminas de hojaldre refrigerado (congelado también vale pero a mi me gusta más el refrigerado, creo que da mejor resultado) y con un cortapastas o el cuchillo haced las formas que más os gusten para rellenar.
Una vez cortadas pintad con huevo y hornear según las instrucciones del fabricante.
Cuando los hojaldres se inflen y se pongan doraditos es el momento de sacarlos del horno. Con una puntilla y un poco de cuidado proceded a abrirlos en dos mitades, de manera que una parte, la más fea sirva de base, y la doradita y abombada que es la que queda a la vista, de tapa.
Entre medias podéis rellenarlos de todo lo que se os ocurra, tanto dulce como salado, de setas, de carne, de jamón con queso, etc... Estoy segura que tendréis buenas sugerencias.


La mia es rellenarlos con unas migas de bacalao salteadas con cebollita y pimiento rojo confitados.
Tan sólo tenéis que poner la cebolla y el pimiento con aceite de girasol a fuego muy lento para que vayan soltando los azúcares y se confiten. Retirad, escurrid y poned en una sartén junto con las migas de bacalao. Cuando estén hechas espolvoread por encima una cucharada de harina. Dejad que tueste un poco para que no sepa a crudo y añadid un chorrito de leche hasta que todo el conjunto se ligue.
No queda más que repartir encima de las bases de nuestros hojaldritos, tapar y servir y por supuesto como siempre digo disfrutar.
¡buen provecho!