TRANSLATOR/TRADUCTOR

sábado, 3 de agosto de 2013

Sabores del mundo: Coxinhas de frango ó lágrimas de pollo, ¡exquisitas!



Desde Brasil nos llega esta deliciosa, nutritiva y sorprendente receta. En un país tan extenso como éste podemos encontrar una cocina muy rica y variada según el estado en el que nos encontremos. Esta receta en concreto procede de la región Grande Sao Paulo en el estado del mismo nombre. Su origen data del siglo XIX donde nació como sustituto más barato de los muslos de pollo que se vendían a las puertas de las fábricas. Desde aquí se extendió rápidamente en la década de los años 1950 al resto de Brasil siendo especialmente popular en Rio de Janeiro y el estado de Paraná.

Para unas 50 lágrimas o coxinhas:


  • 250 grs de patatas
  • 500 grs de caldo de pollo
  • 250 ml de leche
  • 2 tabletas de caldo de pollo
  • 150 grs de mantequilla
  • sal
  • perejil
  • 300 grs de harina

Pon a calentar la leche, las patatas, el caldo de pollo, la mantequilla sal y perejil. Cuando estén cocinadas las patatas sacalas y trituralas. Volver a añadirlas al caldo donde se han cocido y lleva a ebullición. Añade la harina sin dejar de remover hasta que se despegue de la cacerola. Saca y extiende sobre una superficie fría y pon papel film por encima para evitar que se haga costra.

Para el relleno:

  • 1 pechuga de pollo
  • 1 cebolla
  • perejil
  • sal y pimienta
  • 2 cucharadas soperas de tomate frito
  • 100 grs de requesón u otro queso blando.
Pocha la cebolla y las pechugas de pollo cortadas en tiritas muy finas. Salpimenta y añade perejil. Cuando estén cocinadas añade dos cucharadas de tomate frito para darle color y sabor.
Retira y deja enfriar. Después juntalo con el requesón.
(en la receta original no es así pero a mi me sobraba medio pimiento verde y para aprovecharlo también lo añadí en tiritas finas al relleno, quedó buenísimo)


Ya sólo queda formar las lágrimas. Para ello haz una bola con las manos untadas de aceite de girasol o mantequilla y cuando la tengas bien formada y fina haz un agujero en medio con el dedo y rellénalo con el preparado de pollo que habías reservado. Une los bordes estirándolos y dándole la forma.

Para el rebozado:

  • 2 claras de huevo
  • pan rallado
Bate dos claras y prepara pan rallado. Pasa las lágrimas primero por las claras  y después por el pan y fríelas en abundante aceite caliente. Si tienes freidora mucho mejor  pues te quedarán doraditas por igual.
¿te ha gustado? Dime tu opinión en los comentarios o también puedes pinchar en “me gusta”. Gracias, que te aproveche.



TRUCO: para que las lágrimas, igual que pasa con nuestras croquetas, no se revienten al echarlas al aceite, éste debe estar bien caliente aunque no hiriviendo, de manera que se sellen las porciones y forme una costra crujiente que le dará ese toque 
tan particular y exquisito.