TRANSLATOR/TRADUCTOR

domingo, 3 de febrero de 2013

Gambas orly


Si, lo confieso. ¡me encanta el marisco! Me parece una delicia para el paladar.  Y uno de los platos que más me gusta es éste que os presento hoy. Nada tiene de novedoso pero si mucho de tradición, sobre todo en Madrid. Antes las llamábamos “gambas gabardina”. Hoy en dia los términos culinarios más sofisticados  han entrado en nuestros hogares. El nombre “orly” no se refiere a otra cosa que a esa “gabardina tradicional” hoy convertida en “gabardina de marca” para los que crecimos con la otra denominación y no nos movíamos entre fogones.
Conseguir una masa orly que quede esponjosa y crujiente a la vez no es tarea tan fácil, pero con los ingredientes que os voy a dar creo que no tendréis problemas.

A veces me gusta ponerlo a modo de entrante. Lo ideal es tener gambas, gambones o langostinos frescos y quitarles toda la cáscara excepto la cola. Yo en esta ocasión lo he hecho con unos congelados que ya vienen absolutamente pelados y también quedan bien.

Necesitáis:
  • 250 grs de harina tamizada
  • 1dl de cerveza
  • una cucharada de aceite de oliva o girasol.
  • 2 dl de agua templada
  • una clara de huevo a punto de nieve
  • sal


Se van mezclando todos los ingredientes excepto la clara hasta formar una crema y se pone a fermentar en el horno durante 20 minutos a 30ºC. Cuando haya fermentado y doblado su volumen se añade la clara de huevo montada para que quede esponjosa.

Ya sólo nos resta meter las gambas en esta masa y acto seguido pasarlos a la sartén con el aceite bien caliente aunque sin que llegue a humear. Enseguida se endurecerá y formará un caparazón crujiente mientras dentro se cocinará la gamba con todo su sabor.
¡delicioso!