TRANSLATOR/TRADUCTOR

martes, 18 de junio de 2013

Córdoba. Ciudad califal llena de historia y vida.

Puente romano y Mezquita al fondo
Mezquita


Gracias al AVE llegar a Córdoba desde Madrid es hoy en día un ligero y agradable paseo. La ciudad se presenta accesible desde la estación y su gran avenida de la Victoria te acerca hasta la puerta de Almodóvar que te invita a adentrarte traspasando la antigua muralla árabe hasta la judería y la zona más antigua de la ciudad. Maravilla inigualable su Mezquita, patrimonio de la humanidad, que fue la tercera más grande del mundo sólo por detras de la de Casablanca y La Meca. 23000 metros cuadrados llenos de historia y huellas hispano-romanas, visigodas, influencias sirias, persas y bizantinas que conformarían lo que se ha dado en conocer como arte califal. Este estilo continuará persistiendo dentro del arte nazarí y el estilo mudéjar ( de los musulmanes que vivieron en territorio cristiano sin cambiar de religión ) de los reinos cristianos y en el arte mozárabe (cristianos que convivieron con los musulmanes en tiempos de la reconquista).
Jardines del Alcázar de los Reyes Cristianos

Mihrab
Me sentí transportada a otro tiempo en su bosque de columnas que se asemejan al palmeral de un oasis. Su maravilloso mihrab y la macsura son la culminación del esplendor de este lugar.

Berenjenas con miel y salmorejo
Si la temperatura lo permite Córdoba es una ciudad para recorrer a pie. Hay que olvidarse del coche (que puede quedar "atrapado" en sus intrincadas callejuelas) y disfrutar de sus encaladas paredes, sus casas de colores, sus pequeños parques que aparecen con sorpresa con cantarinas fuentes que alivian el sofoco, sus bares llenos de tipismo, sus gentes que hablan animadamente y los cientos de turistas de todas partes del mundo.

Medina Azahara
Al atardecer el cielo se llena de vencejos y golondrinas que se preparan al festín vespertino y que inundan el aire con su trisar. Se recortan las murallas en el rojo cielo y desde el otro lado del Guadalquivir, este año repleto de agua, se puede contemplar la más bella e inigualable estampa de la ciudad con su puente romano y la torre de la Calahorra (antigua cárcel) en primer plano.

Destacable el Palacio de Viana con sus 12 hermosos patios. Y para mi otra joya que hay que visitar es el Alcázar de los Reyes Cristianos. sobre todo sus maravillosos jardines, antigua huerta del alcázar, una superficie de unos 55000 metros cuadrados con palmeras, cipreses, naranjos y limoneros aparte de otras aromáticas plantas y con unos estanques que evocan a los de la Alhambra de Granada.

Pude gozar también de un espectáculo de flamenco de calidad donde tres jóvenes talentos nos alegraron con su cante, su música y su baile en las Bodegas Mezquita. Alberto Lucena, Premio Nacional de Guitarra nos deleitó con un recorrido por los palos del flamenco: Soleá, Bulerías, Alegrías y Sevillanas.
Fuensanta con su buen baile e Inmaculada con su sentido y hermoso cante.

Y cómo no, hablar de Córdoba como en tantos lugares de España es hablar de su gastronomía: salmorejo, rabo de toro, cordero sefardí, flamenquines, etc...
Se pueden degustar en lugares tan emblemáticos como Casa Santos junto a la mezquita, famosa por sus gigantescas tortillas. Casa Salinas, en la puerta de Almodóvar, donde la simpatía y su rico salmorejo te hacen sentir como en casa.
Ya no tan típico pero igualmente recomendable es el Mercado Victoria en el paseo del mismo nombre. Un lugar muy de moda entre los cordobeses, con tapas y platos basados en la cocina tradicional pero con una presentación y tratamiento de plena actualidad. Es un poquito caro pero merece la pena.

Los desayunos en pastelerías Roldán donde se puede elegir entre una amplia variedad de bollería, tartas, pasteles, panes, etc... Muy agradable en sus terrazas a primeras horas de la mañana donde acompaña una estupenda temperatura.

Y como en un buen pastel la guinda para el final: MEDINA AZAHARA.
Para amantes de la historia antigua. Espectacular su moderno centro de recepción de visitantes donde se puede ver un vídeo explicativo de unos 20 minutos que nos da idea del esplendor que gozó este lugar durante apenas un siglo. Acompañados de un buen guía como Rafael Alvarez (autocares Bravo), el lugar cobra vida con sus explicaciones y te ofrece una visión bastante aproximada en sus construcciones de la demostración de poder del Califato de Córdoba en tiempo de los Omeyas de cara a los visitantes extranjeros.
Mas información en www.turismodecordoba.org

En cuanto al alojamiento tengo que decir que alrededor de la antigua muralla hay buenos hoteles algo más baratos que los puramente céntricos. Hoteles como el NH Califa y también el hotel Selu, bien situado y con un precio mucho más asequible si se busca la oferta.